jueves, 16 de enero de 2014

AQUELLO EN LO QUE PIENSAS CRECE:


AQUELLO EN LO QUE PIENSAS CRECE: 

Hace un tiempo conversando con una amiga, ella me comentaba sobre el alto costo de la vida, la inflación y una serie de quejas repetidas una y otra vez.
Le contesté que si todos los ciudadanos de nuestro país pensábamos en prosperidad, aquello que atenta contra la prosperidad debe desaparecer porque corresponde a una vibración de menor grado.
Las vibraciones de alta frecuencia desplazan a las de más baja frecuencia, tal como las aspas de un ventilador a gran velocidad despedazarían a un material denso que se interpusiera entre ellas.
Para mi sorpresa ella cesó en su queja unos segundos y acto seguido volvió con el mismo disco rayado sobre la escasez. 

El pensar en escasez se ha convertido en un mecanismo automático con el que hemos programado nuestra mente. Parece que pensar en lo mal que está todo y en lo que nos falta por arte de magia debería de convertirse en una QUEJA que debería ser atendida por ALGUIEN en algún MOMENTO para que las cosas mejoren.

Quejarse se ha convertido en una adicción. Curiosamente, el ambiente que rodea una charla de personas quejosas se ha vuelto animado. Faltaría la tacita de café o té y las galletitas con chispas de chocolate para deleitarnos en tan divertido pasatiempo.
Luego nos preguntamos por qué las cosas no mejoran si no que empeoran “a pesar de nuestras quejas”. 
¿Será que nadie hace caso de nuestros lamentos? ¿Como es posible eso? ¿Es que no somos importantes?. Estos y otros bárbaros razonamientos deambulan en la mente de la gente negativamente azarosa y que desea que formes parte de su CLUB. Ademas exigen que le des LIKE a sus dantescas imaginaciones porque si no estás fuera de la realidad. 

Las leyes universales existen y funcionan. Nos guste o no. Si aplicamos erróneamente esas leyes obtenemos el resultado que queremos o que no queremos. La casualidad es en realidad causalidad. Esa "realidad" la creaste tu con tus pensamientos. Cambia tus pensamientos y cambiará lo que atraes a tu vida.
Aquello en lo que uno piensa CRECE 

Los pensamientos son las semillas que generan un campo de energía creciente. Al igual que una planta, cada vez que pensamos en lo mismo, lo hacemos crecer y fortalecerse. Unos dirán que no tienen la culpa, que es trabajo del gobierno, de las leyes de Dios o de quien sea. Nada es por casualidad. Si estás viviendo una situación de escasez como persona, o en tu comunidad o en tu país, de alguna manera te suscribiste a ese círculo de carencia. Si no lo creaste “como tú dices” entonces lo fortaleciste y lo alimentaste con tu pensamiento repetido. En pocas palabras, puede ser que no hayas creado el monstruo pero le diste de comer.

Cuando estás en una situación de escasez o desarmonía. Declara lo siguiente:
Cancelo el pensamiento que desde mi mente aceptó y creo esto para mí. No quiero esta situación nunca más en mi vida. Pido la anulación de esta condición y que la energía toxica generada a través de mi sea transmutada en luz y bendiciones para el planeta. De ahora en adelante decreto el progreso, el bienestar y la abundancia para mi vida (colocas todo lo que quieres) en orden divino y armonía perfecta.

Eso sí, una vez que hayas hecho esta declaración vigila tus palabras y pensamientos. Llénate constantemente de afirmaciones positivas para que un árbol nuevo con deliciosos frutos de prosperidad y progreso se haga presente en tu vida.

Algunas afirmaciones que te pueden servir:

“Tengo un empleo maravilloso con un sueldo maravilloso. Y presto un maravilloso servicio de un modo maravilloso”
“La luz divina que hay en mi interior está produciendo perfectos resultados en cada fase de mi vida actual”
“Mi luz interior está obrando milagros en mi vida aquí y ahora”
“Doy gracias a Dios por el fortalecimiento de mi mente, de mi cuerpo, de mi economía y de todas mis relaciones”
“La Victoria me Corona”.
“Soy amado y bendecido por la Gracia Universal constantemente”.

Mis mejores deseos para todos!