jueves, 19 de diciembre de 2013

EL AUTÉNTICO ESPÍRITU DE NAVIDAD


EL AUTÉNTICO ESPÍRITU DE NAVIDAD
“Navidad es una palabra que viene del término: Natividad - del latín Nativitas - que quiere decir: Nacimiento. Ahora bien, en esta era de Acuario, la Navidad, también se refiere a nuestro nacimiento del Cristo Interno, es decir, que es el momento de nacer a otros planos, el emocional, el mental y el espiritual, para que nazcan nuestros estados superiores que todos poseemos, tales como: El bien, la alegría, la veracidad, el trabajo fructífero, el perdón y la fraternidad. Esta expansión de la energía en muchas culturas se ha relacionado con los solsticios. 
La Navidad es una fiesta tradicional compartida por la mayoría de los habitantes de la Tierra, se celebra con regalos, reuniones y comidas familiares. Esto, sumado a las luces de las calles y los adornos de nuestras casas nos recuerdan un aspecto de la fiesta navideña, quizá el menos importante de todos y el más superficial, no es negativo pero corre el riesgo de distraernos del “Auténtico Espíritu de la Navidad”. Aun así, no hay navidades ideales, solo las navidades en las que decidimos pensar y reflexionar sobre nuestros valores, sobre nuestros deseos, nuestros afectos y nuestras tradiciones.
La Navidad está  en nuestras manos, la vida está en nuestras manos y este mundo, a veces tan complejo, tan ingrato y a  la vez tan prometedor, también está en nuestras manos, depende de nosotros convertir cada día en Navidad, haciendo las cosas con amor, siendo mejores humanos, con la esperanza que el mundo cambie para bien. 
El “Auténtico Espíritu de la Navidad” es el Espíritu del Amor y del Servicio. Es darnos a los demás a través del compartir con los seres, amando nuestra propia esencia que va más allá de un regalo. Los regalos en verdad sobran, pues lo importante es el Amor que hay tras ellos y eso es lo que en realidad hay que agradecer. ¿Qué decirles a las personas que creen que no tienen motivos este año para celebrar la Navidad? En Navidad celebramos el Amor Interno y la Belleza Interior que es lo que damos  y compartimos con todos los seres vivos que viven en este planeta, con los que amamos y con los demás.
Cuando nos olvidamos de eso creemos que no tenemos qué celebrar y lo que en realidad está pasando es que nos olvidamos de reconocernos a nosotros mismos y esperamos que sean otros quienes nos hagan sentir bien. La Paz y el Amor que necesitamos debemos encontrarlo en todo lo que nos rodea, en nosotros mismos, para luego, compartirlo con Amor y transformar este mundo en una gran familia, y en un hogar de Armonía, Paz y Hermandad”… 


Texto: Camino del Ser.