jueves, 19 de diciembre de 2013

Él no es el Mesías, es más bien un chico malcriado


Él no es el Mesías, es más bien un chico malcriado 

P. "Todos los gurús son un fraude con un gran interés económico. No saben nada, pero pretenden saberlo todo. ¿No son todos ellos mentirosos, engañando a la humanidad y haciéndolo todo por dinero?"



R. "Detengámonos un momento y echemos un vistazo. Sí, algunos 'maestros espirituales' son celebridades, cierto, y algunos ganan mucho dinero. Quizás algunos sean famosos sin querer, mientras otros realmente disfrutan ser el centro de atención. Por otro lado, también hay maestros que no son bien conocidos, quienes evitan a toda costa ser famosos y que en comparación, ganan bastante menos dinero. Algunos maestros comparten desde el fondo de su corazón en una forma humilde, auténtica y humana y nunca pretender tener las respuestas. Otros, tal vez, realmente piensan que tienen las respuestas y hablan y actúan en formas que nos hacen cuestionar su integridad y autenticidad. Hay muchas clases de enseñanzas espirituales y maestros, muchos tipos de música para escuchar en este planeta, y sería una lástima - y un poco simplista y reduccionista - pintar a todo con el mismo pincel crítico.

También, por favor no te olvides de que el rol 'Estoy en contra de los gurús, y yo no soy un gurú' es el perfecto disfraz para un gurú que muere por serlo. Todos somos maestros y todos somos estudiantes. Nadie puede ser aquí la máxima autoridad.

Yo, por mi parte, me siento feliz que maestros como Eckhart Tolle parezcan ser cómodamente ricos hoy en día. Me alegro de que este ser humano esté siendo recompensado por su valor de expresar su verdad radical a un público que en ocasiones es hostil, que comparta su tan necesitada medicina, forjada en el fuego de su propio dolor por tantos años, porque conozco de manera directa a muchas personas cuyas vidas han sido transformadas por él - incluso salvadas - a través de sus enseñanzas. Además, incluso si Eckhart tiene tanto dinero, yo no tengo ni idea de lo que haga con él. Quizás lo canaliza hacia una buena causa, sin hacer mucho alarde, como Jesús enseñó, manteniendo en marcha el flujo de prosperidad. Tal vez hayan algunas obras de caridad a las que apoye, causas que hacen feliz a su corazón. Quizás su riqueza le permita hacer mucho más accesibles sus enseñanzas a quienes lo necesitan. ¿Qué sé yo? Y además no es de mi incumbencia, realmente. Tan sólo aprecio al hombre, y le deseo lo mejor, y me alegro que él sea bien atendido, tal y como él lo ha hecho con sus hermanos y hermanas a lo largo de su camino. Se requiere de mucho coraje pararse frente al mundo y expresar lo que muchos ven aún como 'herejía'.

Es posible que juzguemos a los demás sólo porque tenemos heridas aún sin atender - celos, decepción, frustración, aburrimiento, enojo, incluso rabia - en nuestro interior. La mente ama estereotipar y tratar en términos absolutos ('todos los maestros son unos mentirosos', 'todos están tras el dinero', etc.) pero el corazón sabe mejor, y despertar significa superar los absolutos infantiles.

Camina una milla en los zapatos del otro...

Jeff Foster