sábado, 2 de noviembre de 2013

“Respiramos tal y como vivimos y vivimos tal y como respiramos.”


“Respiramos tal y como vivimos y vivimos tal y como respiramos.”

La forma en la cual respiran las personas no solamente refleja su estado de salud, sino también da muchas indicaciones sobre las emociones que han ido reprimiendo a lo largo de su infancia y vida adulta, sobre cómo interpretan la vida, así como la manera en la cual piensan, sienten y viven.
La mayoría de los bebes y niños pequeños (excepto en caso de haber sufrido un trauma o en caso de enfermedad) respiran bien, sin desviaciones y con un mecanismo respiratorio abierto. Suelen hacer respiraciones profundas y su forma de respirar es fácil y fluida. Pero a medida que van creciendo, con las represiones de la educación y de la cultura, empiezan a reprimir muchas emociones así como parte de su vitalidad.
En los momentos de dolor, al menos de que les guié y apoye un adulto sabio y amoroso, su tendencia natural es de retener o desviar inconscientemente la respiración, para de esta forma evitar sentir. Cuando dejamos de respirar de forma eficiente nos desconectamos de lo que sentimos a nivel emocional y nos desconectamos también de nuestro cuerpo. Sin embargo ello no significa que la emoción o sentimiento desagradable haya desaparecido, sino que queda impreso a nivel inconsciente en la memoria celular. Ello hace que acumulemos sufrimiento, tensiones en el cuerpo, bloqueos en nuestro fluir con la vida y limita la expresión de nuestro potencial creativo.
Además este proceso conlleva un esfuerzo inconsciente que no siempre podemos mantener. Por ello, las emociones reprimidas e ignoradas tendrán en muchos momentos de la vida tendencia a aflorar de nuevo ala superficie. Silas aceptamos tendremos una oportunidad de integrarlas y desbloquearlas. Pero en muchos casos luchamos inconscientemente contra ellas, ya que hay un miedo inconsciente de pasarlo mal de nuevo, y al hacer esto lo único que logramos es reforzarlas. Esto provoca a menudo malestar o crisis emocionales en la vida de las personas, y puede llevar también a serios problemas de salud.
La única forma de evitar estas represiones es si el niño o la niña cuenta con el apoyo, el amor y la comprensión de un adulto sabio y atento. Desgraciadamente la mayoría de los adultos, maestros y padres, por haberse ellos mismos desconectado de lo que sienten, no se dan cuenta de lo que puede herir emocionalmente a los niños y a menudo le quitan importancia a los hechos. Aun así, incluso en el caso de que el niño tenga la suerte de tener padres con este nivel de consciencia, siempre habrá momentos en los cuales se topa con otras personas y situaciones que le son difíciles de manejar a nivel emocional.
Dependiendo del tipo de emociones que hemos reprimido, hemos desarrollado un tipo u otro de desviación dela respiración. Ladesviación es el esfuerzo inconsciente de desviar la respiración para así reducir la cantidad de energía que entra en nuestro cuerpo, evitando de esta manera sentir algo que se interpretó como doloroso.
Afortunadamente se pueden superar estas desviaciones de la respiración, desbloquear las emociones que hemos reprimido y recuperar la respiración libre que teníamos de bebes, siempre que estemos dispuestos a hacer un trabajo sobre nosotros/as mismos/as y estamos dispuestos/as a sanar y a cambiar.
El primer paso es mantener la mente abierta y tomar consciencia a través de la observación de nuestra respiración, nuestras emociones y pensamientos. Ello en sí ya genera una sanación. Tomar sesiones de respiración de renacimiento (rebirthing en inglés) es una forma muy eficiente de desbloquear el mecanismo respiratorio y superar los bloqueos emocionales acumulados.
La siguiente lista de desviaciones con sus explicaciones tiene como meta ayudar en este proceso de observación y de desapego, y poner en evidencia la relación causa efecto entre la forma de pensar, de sentir y de respirar. Para cada desviación hay afirmaciones sugeridas. Practicar afirmaciones también ayuda a disolver los patrones físico-emocionales.
La mayoría de las personas combinan varias desviaciones en su respiración, pero cada individuo tiende a tener una desviación mayor que las otras. A continuación, sigue una lista de las desviaciones más comunes y de su significado.
Inhalación forzada:
Está relacionada con la lucha por sobrevivir, con pensar inconscientemente que la vida es una lucha y con el patrón de escasez: “no hay suficiente; tengo que luchar para sobrevivir”. También con la necesidad de probarse a sí mismo/a y a los demás.
Suele ser más común en hombres que en mujeres (aunque también puede afectar a mujeres), ya que culturalmente se incita más a los hombres a tener una actitud de “guerrero”, o de aparentar ser fuerte. Este patrón de lucha hace que haya una falta de escucha, respeto y amor con uno/a mismo/a.
Afirmaciones sugeridas:
“La vida puede ser fácil y placentera”
“Hay suficiente para todos incluido para mi”
“No tengo que luchar para sobrevivir”
“Confío en la vida”
“Me amo tal y como soy”
“Ya no necesito probar nada a nadie. Merezco ser amado/a como soy”
“Al relajar mi inhalación me relajo y confío”
Inhalación superficial:
Es muy común, ya que inhalar menos es un mecanismo subconsciente para no sentir las emociones y el dolor físico. Irónicamente, al respirar menos no conseguimos la energía necesaria para integrar y superar estos problemas emocionales y de salud.
Ello nos impide reforzar nuestra conexión con la vida y por lo tanto hace que se inhiba nuestro deseo de participación en ella o impulso de vida. Esta falta de impulso puede estar ligado con el sentimiento inconsciente de no merecimiento.
Cuando este patrón es pronunciado, inhalar profundamente es dificultoso e incluso puede hacer que la persona se canse o experimente alguna molestia, pesadez o dolor en los pulmones o los músculos de la respiración.
A menudo, la inhalación es también inhibida por estar acumulando demasiadas tensiones y tener un estilo de vida demasiado estresante. En estos casos necesitamos más descanso y tiempo en soledad. La práctica con los elementos como por ejemplo tomar baños, pasar tiempo con el fuego, ayunar y estar en la naturaleza nos ayudan a liberar esta contaminación emocional energética acumulada, y por lo tanto, a desbloquear el mecanismo respiratorio.
Afirmaciones sugeridas:
“Ahora respiro la vida a pleno pulmón”
“Es seguro sentir”
“Estoy a salvo con cualquier emoción desagradable. Poniendo consciencia en ella, se transforma”
“‘Disfruto participando en la vida”
“Puedo lograr todo lo que quiera.”
“ Elijo la vida.”
“Merezco la vida y todo lo bueno”
“Merezco descansar y me tomo tiempo para recuperarme”
Exhalación retenida:
Se trata de una exhalación lenta y que no fluye debido al miedo a perder el control. Ello esconde una desconfianza en la vida, por lo tanto la persona intenta controlar las situaciones. Pero al hacer esto impide que la vida fluya y por lo tanto que las cosas salgan bien. Puede esconder también una desconfianza en los demás y la creencia de “tengo que hacerlo todo yo” o “tengo que vigilar lo que hacen los demás”. Aprender a dejar caer la exhalación, o dejar que la exhalación se haga solo por el propio peso de la gravedad, hace que podamos vivir mas en paz con el ahora, fluir mejor con la vida y que podamos relajarnos aquí y ahora.
Afirmaciones sugeridas:
“Me relajo y dejo que la exhalación suceda de forma espontánea”
“Me relajo y confío”
“Puedo soltar el control”
“Confío en la vida”
Exhalación forzada
La exhalación es forzada cuando la persona inconscientemente la empuja en vez de dejar que ocurra. Cuando este patrón es muy pronunciado la persona experimenta dificultades al sacar el aire y por esto lo empuja. Es una forma de intentar deshacerse del pasado y de no asumirlo. Suele haber sentimientos inconscientes de rabia, culpa, de no merecer y de rechazo hacia la vida.
A menudo cuando una persona se frustra o se enfada, suelta algunas exhalaciones de este tipo. La rabia y la frustración inconscientes pueden hacer que este patrón de respiración se convierta en una desviación constante. El enfado que nos puede provocar una situación suele tener su origen en acontecimientos del pasado que no hemos perdonado. Se dice que “nunca estamos enfadados por la razón que creemos”. Cuando perdonamos el pasado ya no tenemos necesidad de enfadarnos y aprendemos a resolver las situaciones con más eficiencia y amor.
“Acepto completamente mi pasado”
“Hago las paces con mi pasado”
“Perdono a todas las personas por sus errores pasados”
“Me perdono a mi mismo/a”
“Relajo la exhalación y fluyo con la vida”
“Elijo confiar”
“Me perdono completamente”
“Soy inocente.”
“Puedo perdonar”
Dificultad al iniciar la exhalación
Está desviación está relacionada con la resistencia a soltar por miedo a no poder conseguir más y con la consciencia de escasez. Es común también que esté relacionada con el miedo a la muerte.
Afirmaciones sugeridas:
“Puedo soltar, estoy a salvo”
“Confío en la abundancia de la vida”
“Soy uno/a con la fuente de vida”
“Soy parte de la abundancia”
“Siempre hay suficiente para todos, incluido para mi”
“Cuanto mas doy, mas recibo”
“Después del placer hay mas placer”
Dificultad al iniciar la inhalación
Esta desviación está relacionada con los patrones de “no puedo”, “no quiero”, “no vale la pena”, “no merezco”, con resistencias con la vida y con abrirse a ella o con el impulso de muerte.
Afirmaciones sugeridas:
“La vida me apoya”
“Merezco la vida.”
“Elijo entregarme a la vida con pasión”
“Mi papel es importante”
“Creo en mi capacidad y en la vida"