sábado, 24 de agosto de 2013

EL AMOR ES LA GRAN PUERTA (OSHO)

Cuando estas enamorado, no eres: eres solo amor; te vuelves amor. Acariciando a tu amada/o, vuélvete la caricia; besando, no seas el que besa ni el que recibe el beso, sé el beso. Olvida el ego totalmente, disuélvelo en el acto; entra en el acto; entra en el acto tan profundamente que el actor desaparezca.

¡Vuélvete amor! y entra en la eternidad. El amor, de repente, te cambia de dimensión; te saca de la dimensión del tiempo y te coloca frente a lo eterno. Así, el amor puede convertirse en una gran meditación, en la más profunda. 

El amor es la PUERTA, la GRAN PUERTA, y el sexo no es algo condenable; es la semilla, y el amor su florecimiento. Cuando tu mente es sexual estás explotando al otro, que es entonces un instrumento más para usar y tirar; cuando el sexo se vuelve amor, el otro no es una herramienta para usar y tirar. El otro no es realmente el otro. Cuando amas, no estas centrado en ti mismo: al contrario: el otro se vuelve significativo, único.

- OSHO - Tantra, Espiritualidad y Sexo.