martes, 27 de agosto de 2013

QUÉ ES LA ASCENSIÓN. LOS 13 NIVELES HACIA LA ASCENSIÓN

QUÉ ES LA ASCENSIÓN. LOS 13 NIVELES HACIA LA ASCENSIÓN

La ascensión es basicamente un cambio de frecuencia y un cambio de foco de la conciencia. Y para ello debemos saber acerca de la energía, que es la que está presente en todas las cosas, todo es energía. Esta energía colabora y se combina de manera indescriptiblemente compleja para formarte a ti, a todo lo que conoces y todo lo que no conoces.
Las dos principales características, o cualidades de la energía son: su amplitud y la tasa a la cual vibra, o sea su frecuencia. Tu cuerpo físico, las emociones, los pensamientos y el espíritu, todo está hecho de energía, combinándose de una manera tal, que te convierte en un ser Único, en todo el universo. Debido a que la energía que eres tiene una frecuencia y tú la puedes cambiar. Eso es todo lo que la ascensión es. A medida que elevas la frecuencia más baja de tu cuerpo físico, Éste se vuelve menos denso e incorpora gradualmente energía de frecuencia más elevada. A medida que lo haces verás cosas y pensarás cosas que no te eran posibles antes. Literalmente te convertirás en un ser de la quinta dimensión, operaras en la quinta dimensión y trabajarás con seres de la quinta dimensión. Las frecuencias más bajas, las del miedo y de la limitación, se derrumbarán y viviréis en un estado que denominarías de extasis, en unicidad con tu espíritu y con el espíritu de todos los demás. Eso es la ascensión.















El proceso de Ascensión en nuestro planeta
Este proceso no ha ocurrido nunca anteriormente en nuestro planeta a escala masiva. No solamente se trata de que una porción de la especie humana ascienimages.jpgda ahora, sino que asciende todo el planeta, y cada cosa en el está  sujeta al mismo proceso de elevación a través de las leyes vibracional es.
Estamos llamados a hacer este proceso ahora, de hecho ya estamos experimentando algunos de los cambios y percibiendo lo que conllevan. Continuaran y crecerán y se harán más evidentes a medida que las cosas progresen a través del tiempo lineal.
Muchos de los que están ahora leyendo, sino todos, han experimentado algunos síntomas de este proceso. Nuestras preferencias en comida, en música -en cada aspecto de vuestra vida- cambiaran durante la actual transformación de nuestra conciencia. Nuestros niveles de energía fluctuarán muchísimo a medida que se vayan retirand0 de esas cosas que normalmente los fascinaban y comenzaremos a ir más hacia nuestro interior. Podemos mantenernos en está  transición de muchas maneras, pero la palabra clave es la auto-nutrición. Haciendo esas cosas que nos hagan sentir más confortables.
La ascensión es un proceso, no un acontecimiento.
Así­ es el proceso de ascensión. Esta hecho de muchos “acontecimientos”, ensartados en un complejo proceso, experimentado a través de todos nuestros sentidos. Hay ciclos durante el proceso, y un movimiento hacia adelante y hacia arriba seguido del tiempo de integración. Este proceso de integración requiere energía. Requiere energía que normalmente se dará para hacer otras actividades.
Por tanto, este proceso de ascensión implica el retirarse del mundo a nuestro alrededor. Muchos, sino todos, estamos sintiendo esto en estos momentos, y algunos de nosotros no sabemos que hacer con está experiencia. Todas las tentativas de parar lo que está pasando son formas de resistencia y solo hace que se hagan más intensas. Cada partícula de resistencia requiere de la misma cantidad de energía para superascension-2.jpgarla, así­ que si podemos, ” dejadlo ir y dejad que Dios sea en nosotros” cuidar nuestro proceso y hacer lo más elevado y lo mejor que podamos para suavizar la transición de todos. Como hemos dicho el proceso de ascensión implica un cambio en la frecuencia de la vibración y un cambio de consciencia que conlleva algunos otros fenómenos y habilidades. Nuestra vida tiene un propósito – crecer en la dirección hacia la cual debemos ir-y nuestros pensamientos e impulsos surgen de nuestro Ser Superior que nos crea como expresión de sí mismo. Nuestro Ser Superior nos ha hecho tal como somos desde el color de nuestro iris hasta nuestra preferencia hacia ciertos tipos de comida. Así­ que, no somos islas, flotando en la vacuidad del espacio. Vivimos dentro de una matriz rica en experiencias, y siendo sensibles, podremos fácilmente ser alcanzados por el remolino de las emociones que pueden inundar nuestro campo de experiencias desde diferentes lugares.
Por tanto, este proceso de ascensión implica el retirarse del mundo a nuestro alrededor. Muchos, sino todos, estamos sintiendo esto en estos momentos, y algunos de nosotros no sabemos que hacer con está experiencia. Todas las tentativas de parar lo que está pasando son formas de resistencia y solo hace que se hagan más intensas. Cada partícula de resistencia requiere de la misma cantidad de energía para superarla, así­ que si podemos, ” dejadlo ir y dejad que Dios sea en nosotros” cuidar nuestro proceso y hacer lo más elevado y lo mejor que podamos para suavizar la transición de todos. Como hemos dicho el proceso de ascensión implica un cambio en la frecuencia de la vibración y un cambio de consciencia que conlleva algunos otros fenómenos y habilidades. Nuestra vida tiene un propósito – crecer en la dirección hacia la cual debemos ir-y nuestros pensamientos e impulsos surgen de nuestro Ser Superior que nos crea como expresión de sí mismo. Nuestro Ser Superior nos ha hecho tal como somos desde el color de nuestro iris hasta nuestra preferencia hacia ciertos tipos de comida. Así­ que, no somos islas, flotando en la vacuidad del espacio. Vivimos dentro de una matriz rica en experiencias, y siendo sensibles, podremos fácilmente ser alcanzados por el remolino de las emociones que pueden inundar nuestro campo de experiencias desde diferentes lugares.
Nuestros medios de comunicación juegan con nuestras emociones en el sentido que nos hacen hacer cosas, tales como comprar ciertos productos o llamar a ciertas conductas. Nuestra maquina política juega con nuestros sentimientos más que nuestra agenda. Nuestro poder de elite juega con nuestras emociones para que vayamos en la dirección que ellos quieren. Si queremos ser libres, si queremos ser nuestros propios soberanos, necesitamos alejarnos del drama que nos produce el “sistema”.
Debemos encontrar formas de ser “en el mundo” pero no “dentro de el”. Si trabajamos para vivir, necesitamos encontrar una forma de continuar haciéndolo sin quedar atrapados por las emociones que se arremolinan a nuestro alrededor. No es que debamos armonizar todas nuestras emociones al mismo tiempo, seguramente que sería imposible mantenerlas de todas maneras. Lo que debemos aprender a hacer es ser TRANSPARENTES a ellas – para permitirles pasar, sin ocuparnos de ellas, sin actuar de forma similar.
Si alguien a nuestro alrededor está preocupado, no debemos unirnos a Él preocupándonos. Si alguien a nuestro alrededor está enfadado, no debemos acercarnos a Él en este tipo de energía. Podemos estar en calma en el medio del caos, y será mucho mejor para nosotros si así­ lo hacemos.
ascension-6.jpg
El proceso de ascensión ya ha comenzado en el interior. No se puede parar en este momento, y la purificación también es imparable. Nuestra Única respuesta con sentido es dar un paso atrás y crear una isla de calma en nosotros mismos. Crear ese espacio en nuestro interior, y si nos sorprendemos atrapados por el drama, gentilmente, volveremos a ese espacio de calma tan pronto como nos demos cuenta que lo hemos dejado. Por ésta razón es por la que la meditación es un buen entrenamiento durante este proceso. En la meditación, inevitablemente nuestra mente se extravía y vienen los pensamientos. Es toda una disciplina traer de vuelta nuestra mente a la respiración o a lo que estemos enfocando en ella. Es toda una disciplina traernos de vuelta a nuestro centro y calmarnos siempre que nos encontremos atrapados por el drama. Cultivando está habito de permanecer tranquilos y centrados en el medio del caos, seremos una gran fuerza (hablando en forma colectiva) para la calma en el medio del caos en el mundo.
Entonces debemos CREAR paz estando en paz. CREAR amor permaneciendo en el amor. CREAR alegría mientras permitimos que nuestra alegría exista en medio de la tristeza. Vivamos tan bellamente como podamos percibir. Enfoquémosnos en la belleza y nos convertiremos en seres bellos. Nuestra irradiación interior bendecirá todo lo que esté en contacto con nosotros, así­ haremos que nazca la belleza en medio del horror.
Todos aquellos seres que han tomado conciencia de Este proceso no van en la misma dirección que la del resto del mundo, por tanto, están divergiendo cada día más de la dirección que ellos están tomando. Debemos hacer lo que los otros no pueden o no están capacitados para hacer. Debemos ser lo que vinimos a ser y hacer lo que vinimos a hacer. Es un camino solitario en estos momentos, pero llegará el da en el que nos reuniremos de nuevo con los demás. Sigamos nuestra llamada. Sigamos a la voz interior que nos dirige paso a paso hacia la dirección de nuestro destino. Introduzcámonos en ese camino intransitado que se despliega ante nosotros. Puesto que no estamos solos estamos siendo guiados por seres superiores.
Este cambio de frecuencia consta de dos componentes: uno físico relacionado con la frecuencia giratoria de las partículas subatómicas en nuestro cuerpo físico, y otro espiritual, relacionado con un cambio en nuestra conciencia y con las formas de percibir nuestra realidad. Ambos están sucediendo al mismo tiempo y se interrelacionan, tal como la conciencia afecta a la materialidad física.
No se puede separar la conciencia de la manifestación física de la materia. La conciencia es la tierra o la matriz, de la cual emascension-4.jpgerge la materia física. Es muy importante buscar y crear paz interna. Cuando el mundo a nuestro alrededor  incesantemente este en lucha y guerra, cread paz en vuestro interior despegándonos del drama. Seamos como el Buda. Seamos como el Cristo. Seamos como esos maestros del mundo que han venido para mostrarnos el camino a los que ya sabían de las verdades eternas de la existencia.Nuestro Único trabajo será prepararnos a nosotros mismos para poder recibir los cambios de la forma más fácil y suave que podamos. La entrega es el camino. La resistencia tan solo aumentara nuestro malestar. Dejad ir y dejad a Dios que lo haga a su manera. Si miramos a las personas a nuestro alrededor, amémoslo lo suficiente para confiar que tengan las experiencias apropiadas para su plan de vida. Si su Espíritu ha elegido ascender, ellos lo harán, sin que importe lo que conocen y lo que no ni lo que crean o no.
En el medio de todo lo que existe en el mundo, estamos influyendo sobre las cosas mediante nuestra energía unificada. Nuestros anhelos para la Tierra están creando una vía energética hacia ella que se ira agrandando para más y más gente cuando sea el momento. Esta es nuestra tarea en estos momentos ¬ crear esta vía energética hacia la Tierra.
ascension-7.jpg
Continuaremos cambiando, nuestros gustos e intereses también continuaran cambiando. Un día nos cansaremos de algo y pronto lo habremos atravesado. Sin culpa, tan solo aceptando el proceso y suavemente moviéndonos a través de ello, estándo en contacto con esas cosas que están presentes en nuestra vida y que van a ser superadas.
Si hay alguna cualidad que pueda caracterizar este proceso, es la impermanencia. Nada continuara siendo lo mismo. Estamos cambiando diariamente, así­ que tiene sentido que las relaciones con nuestro mundo también cambien día a día. Cuando sea el momento, nos haremos unos expertosen estar en la cresta de la ola del cambio. Nos iremos acostumbrando cada vez más a mantener nuestro equilibrio erguidos, sobre nuestros pies a medida que nos vayamos acercando a nuestro destino. En surfing, para mantenerse en la cresta de la ola es necesario permanecer erguidos sobre nuestros pies. Si nos inclinamos demasiado hacia adelante o hacia atrás, nos caeremos.
Si aun permaneciendo erguidos sobre nuestros pies perdemos el equilibrio y no podemos dirigirnos adecuadamente, habremos de ponernos en pie y recuperar nuestro equilibrio de nuevo. Es una forma de decir que nos enraicemos donde quiera que estemos en el momento presente– más que en el “pasado” (de dónde venimos) o en elascension-5.jpg“futuro” (hacia dónde vamos). Si pensamos en ello, todo miedo deriva de una experiencia pasada proyectada en el futuro. Cuando surgen las cosas en el momento presente y nosotros permanecemos en algo del pasado, fácilmente podemos proyectar que la experiencia pasada se repetirá en el momento siguiente. Ahí­ es cuando sentimos miedo. Nuestra mente nos dice ” eso era como lo que ocurrió esa otra vez, así­ que volverá a ocurrir lo mismo”. Si sentimos dolor en el pasado, creemos que volverá a ser doloroso. Así­ es como se introduce el miedo. Queremos evitar el dolor ” tengo miedo de que vuelva a suceder lo que sucedió, experimentare lo que experimente en ese momento y no quiero sentirlo otra vez” La respuesta es cortar la cuerda de la memoria, interrumpir al que habla interiormente y decir en alto “Eso fue entonces, Esto es ahora”
Estamos de vuelta en el presente. Cuando decimos la palabra “ahora” prestamos atención al presente. Sintamos AHORA. ¿Qué es lo que realmente está pasando AHORA? No lo que paso entonces, no lo que DEBERIA pasar después. ¿Qué es lo que realmente está sucediendo AHORA? Cultivemos la práctica de vivir en el AHORA. Vivamos cada momento, como si fuese lo Único que existiese AHORA es el Único lugar donde podemos elegir cualquier cosa. AHORA es lo Único que tenemos verdaderamente.
Cuando decimos la palabra “momento” seria de ayuda definir lo que queremos decir. Un momento es un “evento” que surge de la matriz de la Mente Infinita de Dios. Lo contiene todo dentro de sí para su realización. No se mide por segundos, minutos u horas. Es la experiencia unida que podrá ser muy corta o continuar durante un tiempo. Podemos SENTIR cuando comienza un momento. Podemos sentir como se realiza. Cada momento tiene un inicio, una maduración y una conclusión, como una frase, como la música.

A medida que nuestra conciencia se vaya expandiendo, ira afectando a todo ¬ nuestro cuerpo, nuestro entorno, la calidad de interacción con nuestro entorno. Comenzaremos a emerger con la Mente del Creador. Experimentaremos la paz y la serenidad, su ilimitado espacio, nos convertiremos en la misma paz, seremos el ilimitado espacio, para poder contenerlo todo en nuestro interior ‹con amor y sin juicio. Allí­ es a donde vamos. Esta es la experiencia hacia la que nos dirigimos ahora. A medida que pase el tiempo, gradualmente, ya no nos importara hacia donde vayamos ni cuando llegaremos. El parloteo y la impaciencia simplemente irán disminuyendo. Sentiremos cuando algo ya no es apropiado para nosotros  ya sea el clamor de la masa, el sonido de un profundo conflicto o cualquier otra cosa que no está en armonía con esa profunda sensación de paz y de espacio infinito.

Cuando todo esto ocurra, simplemente, dejemos que ocurra y quedemos en Dios. Permitamos que la paz y el espacio infinito del Creador se conviertan en nuestro campo de juegos. Dejemos ir las cosas que ya no pertenezcan a este lugar. No tenemos porque enfrentarnos al conflicto. Simplemente dejemos ir nuestras resistencias, nuestras ataduras a ser buenos” o “mejores que”. Simplemente dejemos ir y quedemos en manos de Dios. Permitamos que los demás hagan lo mismo con ellos mismos.
Ellos también sabrán lo que es perfecto para ellos. Esta “operación” está basada en el amor y el respeto por todas las elecciones. Seamos responsables de NUESTRAS propias elecciones, y dejemos que cada uno tenga el mismo privilegio.

LOS 13 NIVELES HACIA LA ASCENSIÓN

Toado del libro MANUAL DE EJERCICIOS PLEYADIANOS, de Amorah Quan Yin Estos 13 niveles de activación se corresponden directamente con las 13 partes del ciclo maya de la creación. No es casualidad que los sistemas egipcio y maya coincidan en muchas áreas, ya que fueron los pleyadianos los que enseñaron a ambas culturas. 

Elaborado por Amorah Quan Yin basándose en los libros The Mayan Oracle de Ariel Spilsbury y Michael Bryner y Dreamspell de José Arguelles. 

I. Identificación del objeto. Inicio. Reconoces el deseo de unificación con el Ser Superior y el Dios/Diosa/Todo Lo Que Existe seguido por el inicio de la acción que conduzca a este fin. Se producen invocación, receptividad y compromiso con el objetivo. Inicias tu primera sesión Ka. El cuerpo Ka podrá describirse como el vehículo en el que el Yo Superior desciende a la materia y en el que asciende junto con el cuerpo a dimensiones superiores. Ka puede describirse como el circuito eléctrico o el cuerpo de luz cuya función es anclar y mantener la forma de tu Presencia Crística.

II. Polaridad, inteligencia y desafío. Tiene lugar el reconocimiento de la necesidad de la acción que empieza a generar el equilibrio de la polaridad los masculino/femenino internos y externos. Despejas emociones y temas relativos a la falsa separación, conflicto y dualidad. Se produce una armonía incipiente aunque el Ka todavía está luchando con las resistencias del ego.

III. Flujo rítmico. Se genera un nuevo nivel en que las trabas se reducen cuando el ego cede favor de tu intención divina. La energía Kan fluye más fácil y continuadamente.

IV. Medida, definición. Se asimilan lecciones de discernimiento y capacidad de mantenerse enfocado con disciplina y determinación. Se pone a prueba tu dedicación espiritual a tu meta de ascensión y llegar a ser uno. Cristo ha dicho que la pregunta espiritual que dispara esta activación es: “¿Hay algo que valga la pena no amar en este momento?” Se reevalúan las prioridades y, a medida que eliges la forma adecuada, el Ka se abre camino cada vez más contundente y permanentemente.

V. Estar centrado. Poder divino. A medida que aceptas tu verdadera identidad sin negar tu humanidad, te vas despojando del ego y de identidades pasadas. La energía Ka empieza a sanar más profundamente el sistema nervioso como resultado de este despojamiento y aceptación. Se vislumbran una nueva madurez y serena sabiduría.

VI. Equilibrio. El compromiso de vivir la vida plenamente a todos los niveles genera un equilibrio y un abandono de la resistencia a los sentimientos intensos. Comienzas a sentir el Yo Superior siempre conectado con el cuerpo. Ka y kundalini fluyen de forma sincronizada, armónica y continuadamente. Se acelera el ritmo de despejamiento de las células.
VII. Canalización de energías de dimensiones superiores. Se acentúan la renovación y sanación del alma. Empiezas a recordar el mito de tus auténticos orígenes. El enlace estelar Ka desencadena un mayor acceso a realidades multidimensionales. Ahora te comprendes y te perdonas más intensamente.

VIII. Resonancia armónica. El amor a ti mismo y un amor incondicional hacia los demás integran tu realidad. Ya no es posible atribuir culpas. La compasión sin lástima se intensifica y así­ materializas tu desapego. Se desvelan los temas esenciales. Te sientes impulsado armónicamente por ti mismo, sintiéndote Uno con el Creador. Es el sonido de una voz de amor. La resonancia de Ka trasciende tiempo y espacio generando más recuerdos instantáneos de tu propia verdad divina.

IX. Realización. Se terminan de romper las pautas kármicas negativas. Actúas desde el Ser. Dejas de “hacer esfuerzos” y de “intentar” para darte cuenta de que “eres aquello que buscas”. Has aceptado la responsabilidad de ser dueño de tu propio Ser. Se mantiene el nivel de los canales y del flujo Ka. Estás plenamente comprometido a alcanzar tu propio destino supremo, que es servir a Todo Lo Que Es.

X. Manifestación de la meta. Te fusionas plenamente con el Yo Superior dentro del cuerpo. Se despeja toda creencia en tus propias limitaciones. El Ka, y el kundalini del cuerpo, así­ como el Yo Superior se sincronizan continuada y armónicamente. Los que están dispuestos a verlo reconocen en ti tu auténtico yo y vives plenamente tu objetivo superior.
XI. Disolución y absolución. Se disuelve todo aquello que no sea esencial. Se produce una entrega total a tu propia iluminación con la liberación de las últimas resistencias. Se examinan todas las metas y los elementos relacionados con ellas, desechando los que no se ajusten a la Voluntad Divina. El Ka se fusiona a nivel celular y se hace cada vez más ligero. Se activa el cuerpo de luz.
XII. Universal. Tu autonomía cede todo el control a la Voluntad Divina de la conciencia colectiva superior (porque tu voluntad se vuelve una con la Voluntad Divina). Tu dedicación es absoluta, automática y tu único deseo. El Ka ha completado su vínculo con las estrellas y galaxias, cerrando el círculo al conectarse con Dios/Diosa/ Todo Lo Que Es, así­ como con el yo futuro en Cristo de todo ser encuadrado en niveles inferiores al tuyo.
XIII. Trascendencia. Has alcanzado la conciencia de Cristo y puedes ascender cuando lo desees.  A fin de completar todo el proceso, debes embarcarte en el camino de olvidar y recordar, de abandonar y abandonarse a Dios/Diosa Todo Lo Que Es y una total dedicación a la purificación y trascendencia del ego… Cuando no quede más que el yo, amando incondicionalmente, rendido e iluminado, es cuando empieza el verdadero trabajo.

El proceso de Ascensión está basado en el amor y respeto por todas las elecciones. Seamos responsables de NUESTRAS propias elecciones y dejemos que cada uno tenga el mismo privilegio.