jueves, 29 de agosto de 2013

Emociones: El Secreto de las Crónicas del Tiempo

Capitulo 14
Emociones: El Secreto de las Crónicas del Tiempo





En este universo hay quienes aún tienen que descubrir las emociones humanas. Cuando visitas las antiguas tierras del planeta y observas las creaciones de otras épocas y lugares, puedes sentir las frecuencias y las vibraciones inherentes al lugar.

Sabes que ahí hay claves y sabes que hay un mensaje, que hay algo encerrado ahí dentro que existió una vez y que volverá a aflorar. De la misma manera, los seres humanos tienen algo escondido en su interior que es muy valioso para la evolución del universo. Nos referimos a esta información como los códigos y números maestros: las fórmulas geométricas de la luz que son integrales en la recreación y la producción de formas de vida en todo el universo.

Los seres humanos han sido ocultados, escondidos y olvidados en las antigüedades del tiempo desde que el ADN fue reestructurado, porque en el pasado distante de las crónicas del tiempo la especie estaba viva y vibraba de otra manera. Esa época ha sido olvidada y archivada por algunos.

Como ya hemos dicho, habéis estado en cuarentena, es como si hubierais estado en el calabozo del tiempo por un período tan largo que, al llegar las nuevas eras, hubiesen olvidado que estabais ahí. Sin embargo, hay quienes no han olvidado. Os han enviado en una misión para cambiar todo esto: para hacer regresar el recuerdo y para volver a colocar el valor de la existencia humana en la delantera de la creación.

Se os necesita porque tenéis algo que otras especies desconocen: las emociones. Y mientras vosotros necesitáis trabajar juntos para que todos vuestros «yoes» formen una totalidad y una riqueza de existencia multidimensional, hay quienes luchan por colocar al universo en una nueva octava: un paso adelante en la creación de un nuevo territorio.

Los Guardianes del Tiempo saben que la información está encerrada, y habéis sido hallados; habéis sido seleccionados para llevarla a la luz. Hemos avanzado (o retrocedido desde nuestro período de tiempo) para asistir a aquellos de vosotros que estáis en la misión de liberar los anales del ADN humano. Estamos aquí para ayudaros a reordenarlo dentro de vuestro propio ser y, luego, formar parte de la Biblioteca Viviente.

Como ya hemos mencionado, lo que está ocurriendo en la Tierra tendrá efectos en muchos sitios. En estos momentos está llegando energía para corregir la dirección de ciertas fuerzas universales con el fin de alinearlas y producir en este universo una consciencia simultánea de su identidad. Lo que la Tierra contiene es un secreto encerrado de las crónicas del tiempo, y todo esto tiene que ver con las emociones.

En este don de la emoción existe una gran riqueza; existe una increíble capacidad de trascender distintas realidades y de moverse a través de diferentes estados de consciencia y de experimentarlos. La emoción permite que ciertas energías se unan, se fusionen, y se reúnan en la consciencia de sí mismas. Sin las emociones, la fusión sería imposible.

Existen seres muy antiguos en el universo que se han dado cuenta de lo que es este lugar. Han estado trabajando durante eones. Son como hermanos mayores, incluso con relación a nuestro sistema, y se les respeta, hablando en términos humanos, como a grandes hombres y mujeres sabios, aunque no se trata de hombres ni de mujeres.

Son considerados los Guardianes de la Existencia en este sistema. Son los que realizan los movimientos y manejan el sistema, como un piloto que conduce una nave. Mantienen a este universo en su rumbo; ése es su trabajo. De la misma manera que vosotros tenéis trabajos, ellos se ocupan de mantener a este universo rumbo al descubrimiento.

Ellos han descubierto, a través de su propio aprendizaje y de su propio viaje, que deben conectar con otros universos.

Existe un plan para catapultar y enviar energía hacia nuevas experiencias. En esta época, la Tierra y una serie de otros sistemas donde existís simultáneamente son instrumentos del nuevo afloramiento de las emociones, que tiene el propósito de que todas las identidades estén comprendidas en una. Los universos se están uniendo y trabajando juntos para descubrir lo que son capaces de hacer, de la misma manera que vosotros estáis descubriendo lo que podéis llegar a ser. No existe una idea preconcebida de lo que sucederá. Éste es un nuevo territorio.

Las emociones son la clave de todo esto. Como seres humanos, necesitáis las emociones para conectar con vuestro yo espiritual. Las emociones son esenciales para la comprensión de la espiritualidad porque la emoción genera sentimiento.

El cuerpo mental y el físico están muy conectados, y lo mismo sucede con el cuerpo emocional y el espiritual. El cuerpo espiritual es, por supuesto, el que existe más allá de las limitaciones físicas. Las emociones son necesarias para comprender todo aquello que no es físico, y por esta razón han estado tan controladas en este planeta.

Se os ha dejado muy poco espacio para lo emocional y os han hecho sentir impotentes o asustados.

Muchos de vosotros no queréis traspasar estas barreras emocionales ni las limitaciones personales porque pensáis que será doloroso. Os gustaría decir «abracadabra» y hacer que desaparezcan. El dolor te hace sentir. Si no tienes otra manera de sentir, a veces, para llamar la atención como humano terco, creas dolor para demostrarte a ti mismo tu gama de habilidades y para darte vida. De esta forma, puedes sentir la riqueza de estar vivo. La mayoría de los humanos tienen miedo de sus emociones y sentimientos; tienen miedo de sentir.

Confía en tus sentimientos, sean cuales sean. Confía en que te conducirán a algo y que, a través de la forma en como te sientas, puedes llegar a la comprensión. Todos vosotros queréis estar y no estar vivos al mismo tiempo.

Decís:

«Quiero estar aquí y ser una persona poderosa, pero no quiero sentir ni participar demasiado porque es demasiado doloroso y seré absorbido. No confío en la vida».

Cuando ya no tengas miedo de sentir, dejes de juzgar y te permitas sentir tal como sientes, darás un paso enorme porque serás capaz de entrar en otras realidades a través del sentimiento.

Alguno de vosotros tenéis miedo de sentir y de participar en la realidad, y más aún de entrar en otras realidades, porque no confiáis en vuestros sentimientos. Si deseas experimentar una aceleración, sumérgete en algo que haga aflorar los sentimientos. Deja de evitar la situación para sentir que la controlas. Sumérgete en ello y luego mira a ver si tienes el control. No es que no sepas cómo sentir, es que tienes miedo de tus sentimientos.

No sabes qué hacer con ellos cuando los experimentas. Te dan una sensación de no tener poder en tu interior, de manera que asocias los sentimientos con una sensación de: «¡Oh, no, Dios mío!».

Existe una frontera en tu sistema de creencias que establece que cuando surge algo emocional que te provoca sentimientos de dolor o de rabia, entonces no es algo bueno. No es el momento de caminar de puntillas y de estar evitando las emociones.

La rabia sirve a un propósito. Todos queréis acabar con ella: queréis esconderla bajo la alfombra y actuar como si fuera algo malo. Actuáis como si se tratara de vegetales podridos, queréis deshaceros de ella y enterrarla en el jardín como si no sirviera a ningún propósito.

Queremos enfatizar que tanto el miedo como la rabia tienen un propósito. Si os permitierais expresar y experimentar vuestros miedos, que os podrían ayudar a expresar la rabia, aprenderíais algo. Aquellos de vosotros que intentáis desesperadamente el miedo y la rabia, y que temen a estos sentimientos, tienen algo importante que aprender a través de estas emociones. Son técnicas que te hacen romper tus fronteras personales de identidad y comportamiento; y, sencillamente, tenéis miedo de experimentar esto.

La mayor parte del tiempo, lo único que te importa es ser aceptado. Sientes que nadie te querrá si haces ciertas cosas de cierta forma, de manera que no te das permiso de tener esos sentimientos. Esto es lo que provoca la rabia. Sientes rabia porque juzgas lo que puedes y lo que no puedes hacer. Si no te permites sentir, no puedes aprender. Los sentimientos te conectan con la vida.

Los sentimientos sirven a diversos propósitos en los seres humanos. Os animamos a todos vosotros a que, por favor, confiéis, cultivéis y os apoyéis en vuestros sentimientos. Comprended que vuestros sentimientos os conducen a realidades multidimensionales, donde tendréis que ir si estáis participando en este juego con seriedad.

En las realidades multidimensionales aprendes a mantener y concentrarte en muchas versiones distintas de ti mismo simultáneamente. Los sentimientos os conducen ahí, especialmente los sentimientos en los que confiáis. Muchos de vosotros sois desconfiados y dominantes con vuestros sentimientos. No permitís que afloren algunos de ellos, o los juzgáis cuando aparecen, en lugar de observar a dónde os llevan y lo que hacen por vosotros.

Cuando tienes miedo de algo, evitas experimentarlo porque levantas una pared que dice:

«Si entras ahí, malo».

Pones los frenos. En realidad, tu miedo activa la experiencia en tu esfera de desarrollo porque todo pensamiento adquiere forma basándose en la influencia emocional que hay detrás de él.

Por eso, a veces, lo mejor que se puede hacer es decir, sencillamente:

«Qué diablos, entraré ahí. Me rindo».

Luego ocúpate del hecho de estar ahí y no te esfuerces por estar centrado mientras permanezcas en el centro del sentimiento. Si al entrar en el centro del sentimiento pretendes mantener siempre el control, no te estás permitiendo la amplitud de movimiento que es necesaria cuando se trata de emociones que destruyen las fronteras y los sistemas de creencias.

La rabia tiene su propósito. La rabia y el dolor no carecen de propósito. Ambos te conducen a algo. Puedes proponerte entrar en el centro del sentimiento y aprender a permanecer centrado mientras exploras las oportunidades. Si dices: «Voy a permanecer centrado aquí», da la impresión de que no vas a permitirte ningún movimiento. En lugar de eso, limítate a tener la intención de estar centrado. Estar centrado no significa que las cosas no fluctúan; significa que tú permites que las cosas fluctúen.

Si un bote está a punto de volcar o si se encuentra en aguas tranquilas, es porque tú lo permites. Tú lo conduces, y haces del acontecimiento un viaje tranquilo o un viaje lleno de sobresaltos. Tus emociones no sólo son el alimento de otros, son el alimento del yo. Es así cómo te nutres y creas tu identidad, y ésta es como una frecuencia que pasa por tus emociones.

Las emociones te alimentan y alimentan tus letras de identificación en la existencia.


Vas a tener que lidiar con todas tus fronteras por la sencilla razón de que eso es precisamente lo que no quieres hacer.

Te encantaría decir:

«Dorado Polvo de Estrellas, elimina todo aquello que me ha limitado. ¡Bum! ¡Soy libre!».

Idealmente, esto podría ser muy sencillo. Éste es el ejemplo clásico de desear pasar por encima del centro del sentimiento. Tienes ciertas creencias emocionales o sentimientos que ayudan a crear estas fronteras fuera de ti mismo, de manera que cuando destruyes una frontera tienes que lidiar con la emoción que la creó.

Estás conectado con el cuerpo espiritual a través del cuerpo emocional. Puedes querer pasar por encima de algo que te resulta difícil pero, sin embargo, has de hacerlo sintiendo. Quieres barrer las dificultades bajo la alfombra diciendo: «No quiero hacer estas cosas», cuando en realidad las dificultades son piedras preciosas. Incluso si descubres que tienes 101.000 fronteras, no te sientas frustrado.

Limítate a decir:

«Esto es interesante».

Mira las fronteras que te has trazado y, en lugar de insultarlas, simplemente obsérvalas, a ver si logras descubrir cómo surgieron. Mira cuál es el propósito al que obedecen; en qué tienda las compraste.

Tan pronto como aceptas, reconoces y estás dispuesto a dejar ir algo, esto se mueve. Cuando te aferras, o tienes miedo, o piensas: «Me gusta esta frontera, me sirve», entonces te limitas. Debes aprender a amar tus emociones. Mientras sigas describiendo algo como difícil, lo estás haciendo difícil. Nadie más es responsable. Te estás resistiendo y juzgando los cambios que se avecinan. Estás sintiendo que no sabes qué está pasando, y te gustaría controlarlo. El control es algo muy conveniente y muy cómodo. Debe ser aplicado en el sitio correcto en el momento correcto, como la cola de impacto.

La cola de impacto en un lugar inapropiado no resulta muy útil.

¿Alguna vez te has pegado los dedos o los labios con cola de impacto?

Debes aprender a ejercer control sobre el modo de aplicar la cola. Si lo haces mal, te quedas pegado y no vas a ningún sitio. El control es igual: te quedas atascado, y te quedas pegado a algo que no te hace falta. Debes ser muy selectivo acerca de lo que decides controlar o dejar de controlar.

El antiguo diseño humano, o el paradigma existente, dice:

«Debes controlarlo todo».

Vosotros, como miembros de la Familia de Luz, estáis despertando. Necesitáis de vuestras emociones. Tenéis que haceros amigos de ellas porque, por medio de las emociones, podéis ascender por la escalera del yo multidimensional del sistema de los doce chakras, para explorar lo que descubráis. A través de los sentimientos puedes saber si algo está bien o mal.

Si el cuerpo no está conectado al sentimiento la mente lógica se desenvolverá cuando pase algo. El sentimiento experimenta cambios de frecuencia. La mente lógica no.


Estáis experimentando un despertar del cambio de frecuencias. Estáis llamados a cambiar muchas porciones de vuestras vidas y a abandonar muchas cosas. No te resistas al cambio y no sientas que pierdes el control porque no sabes lo que se avecina y te parece que tus emociones escapan a tu control. Tus emociones, sencillamente, están intentando mostrarte algo; no te gusta porque piensas que tus emociones interfieren o porque te avergüenzan. Sé listo.

La próxima vez que te encuentres en una de estas situaciones emocionales, di inmediatamente para ti mismo:

«Está bien, sé lo que está pasando; no permitiré que esto me atrape. Sé que tengo algo que aprender de esto, y que hay algo que debo cambiar. Creo que estoy siendo guiado y que sigo un anteproyecto, de manera que comprobaré lo que hay para mí sin juzgarlo, dejándome llevar por la corriente.


Solicito que todos los cambios lleguen rodeados de gozo, seguridad y armonía. Este es mi decreto. Todo lo que me propongo en mi evolución está envuelto en esto: experimento gozo, seguridad y armonía. De manera que seguiré a esta energía y veré lo que está cambiando para mí, y lo que necesito abandonar».

Cuando tus recuerdos no están intactos y no has cultivado la confianza interna, te cierras porque no comprendes lo que está ocurriendo ahora que se avecina el cambio. Es imperativo que la gente confíe en el centro del sentimiento y que opere con él.

Cuando «algo» activa tu centro de sentimiento y te provoca incomodidad, enfréntate a los sentimientos que no te gustan. Ésa es tu esencia. Esos sentimientos son tus joyas, tus tesoros, tus piedras preciosas, que te enseñarán algo acerca de tu identidad. Son tu plataforma de lanzamiento, y nunca acabas con ellos.

No los puedes hacer a un lado y decir:

«¡Bah, no me gusta como era yo entonces!»

No obstante, puedes cambiar el «yo» que percibió la realidad de esa forma. A medida que aumenta tu consciencia y que vas adquiriendo una amplia comprensión de quién eres, puedes contemplar aquella entidad en aquel lugar, y tener una comprensión absolutamente nueva de cómo eras entonces. El proceso continúa. Se empezará a notar en unos y en otros.

Honra a tus amigos que están pasando por sus «problemas»; pero no te involucres. Si es por tu bien, hazlo, pero no contribuyas a que los demás prolonguen sus dramas. Es el momento de pasar por los «problemas», no de hacer un montaje teatral de 365 días. Te sugerimos que expliques tu historia una, dos o tres veces, no más. No hace falta que le cuentes todo a todos, porque todo el mundo tiene sus «problemas». ¿Lo comprendes?

Cuando te pasas el día hablando de tus «problemas», vas por mal camino porque estás hablando en lugar de hacer y ver lo que te estás diciendo a ti mismo. Al hablar con todo el mundo sobre lo que te está pasando, estás, sencillamente, intentando llamar la atención, y no es eso lo que necesitas. Los acontecimientos van y vienen, y nunca acabas con ellos realmente porque son tus «problemas». Si algo te resulta doloroso en un momento dado, te garantizamos que más adelante te encontrarás con una situación similar, y habrás ganado una compasión que nunca antes habías tenido.

Verás la situación desde una perspectiva diferente.

Ahora están surgiendo las cosas que al principio te impedían percibir la realidad. Éstas son las partes de tu cuerpo emocional por las cuales la información no podía fluir, de manera que entraste en el dolor, y transmitiste el dolor emocional de tu cuerpo físico. Os recomendamos a todos que hagáis un trabajo con el cuerpo.

El trabajo del cuerpo es, sencillamente, atraer energía del cosmos hacia tu cuerpo, infundiéndola en tus otros cuerpos (mental, físico, emocional y espiritual) y haciendo que la red de energía encaje. Si la red de energía encaja y tú no bloqueas la memoria celular y permites que la energía entre en tu cuerpo, ésta pasa por tus chakras y nutre a tu cuerpo con su información. Cuando sientes miedo o te cierras, o cuando le echas la culpa a otro, o cuando estás en la negación, te atascas. Entonces, aunque la luz fluya por tu cuerpo, no encaja con la red. De manera que te encuentras sumergido en el caos, y todo el mundo huye de ti porque emanas el caos.

El caos está bien; no tiene nada de malo, siempre y cuando no te quedes ahí eternamente.

Cuando niegas las emociones, estás pidiendo que los principales cambios de la Tierra tengan lugar en tu psique. Cuando admites que existe un tomado por aquí, otro por allá, un huracán por aquí, otro por allá, una pequeña erupción volcánica por aquí y otra por allá, les das a tus emociones libertad de expresión, y así evitas que se extiendan por tu entorno personal.

El sentimiento te conecta con la humanidad; el sentimiento te conecta con tus emociones. Las emociones te conectan con tu cuerpo espiritual en esta esfera de la existencia. Lo que os queremos decir es que las emociones, o los sentimientos, son la clave para permanecer vivos en esta realidad.

Muchas realidades existen sin las emociones, pero en esta realidad son tu mayor regalo. Si niegas tu yo emocional en esta vida, entonces deberías ser consciente de que lo dejas colgado. Si no vas a formar parte de tu yo emocional, entonces nunca harás el juego del que hablamos. Te limitarás a ser parte de las masas que miran la televisión y se sienten víctimas una y otra vez.

Si sientes dolor en tu cuerpo emocional, pregúntate por qué crees que el dolor está ahí, a qué propósito obedece, y por qué eliges crear dolor a través de tus emociones.

¿Por qué no eliges crear gozo? Todo es una elección.

Necesitamos recordaros esto.

Mensajeros del Alba
Las sorprendentes enseñanzas de los Pleyadianos