miércoles, 28 de agosto de 2013

EL FINAL DE LA ETAPA DEL EGO PARA LOS TRABAJADORES DE LA LUZ

EL FINAL DE LA ETAPA DEL EGO PARA LOS TRABAJADORES DE LA LUZ

Las guerras intergalácticas habían alcanzado un punto muerto antes de que la tierra entre en juego. Cuando la batalla se reanudó en la tierra, ésta realmente se transportó a la tierra. Con esta transposición, algo comenzó a cambiar dentro de la conciencia 
galáctica. El tiempo de las guerras galácticas se terminó.
Aunque ellos permanecieron activamente involucrados con la humanidad y la tierra, las almas galácticas lentamente se retiraron al papel de observadores.

En este papel, comenzaron a hacerse conscientes de una particular clase de cansancio dentro de su ser. Se sentían vacíos por dentro. Aunque la lucha y la batalla continuaban, esto no los
fascinaba como alguna vez lo había hecho. Ellos comenzaron a hacerse preguntas filosóficas tales como: ¿cuál es el significado de mi vida, por qué estoy luchando todo el tiempo, realmente el poder me hace feliz? Haciéndose estas preguntas, su aburrimiento
por la guerra se intensificó.  SIGUE LEYENDO...




Los guerreros galácticos fueron gradualmente alcanzando el final de su etapa del ego. Ellos inconscientemente transportaron la energía del ego y la lucha por el poder a la tierra, un lugar que estaba energéticamente abierto a esta energía. Las almas humanas estaban en aquel tiempo justo comenzando a explorar la etapa de la conciencia del ego. Dentro de la conciencia de los guerreros galácticos se creó un cierto espacio: el espacio
para la duda, el espacio para la reflexión.

Ellos entraron a una fase de transformación, la cual vamos a describir distinguiendo los siguientes pasos:

1. Estar insatisfechos de lo que la conciencia basada en el ego tiene para ofrecerles,
anhelar ‘algo más’: el comienzo del final.

2. Comenzar a ser conscientes de sus ataduras a la conciencia basada en el ego, reconocer y liberar las emociones y pensamientos que van con ella: la mitad del final.

3. Permitir que mueran dentro de ustedes las viejas energías basadas en el ego, eliminando el capullo, siendo su nuevo ser: el final del final.

4. El despertar dentro de ustedes de la conciencia basada en el corazón, motivada por amor y libertad; ayudar a otros a hacer la transición.

Estos cuatro pasos marcan la transición desde la conciencia basada en el ego a la basada en el corazón. Por favor, recuerden que tanto la tierra como la humanidad y los reinos galácticos, pasan a través de estos estadios, sólo que no simultáneamente.

El planeta tierra ahora está pasando por la etapa 3. Muchos de ustedes trabajadores de la luz también están pasando por la etapa 3, en sintonía con el proceso interno de la tierra. Algunos de ustedes aún están luchando con la etapa 2, y hay algunos que han
llegado a la etapa 4, disfrutando las delicias de la alegría genuina y la inspiración.

Gran parte de la humanidad, sin embargo, no desea para nada dejar la conciencia basada en el ego. Ellos no han entrado todavía a la etapa 1 de la fase de transición. Esto no es algo para juzgar o criticar o por lo cual afligirse. Traten de ver esto como un
proceso natural, tal como el crecimiento de una planta. Ustedes no juzgan a una flor por ser un pimpollo en lugar de estar completamente florecida. Traten de ver esto en esta
luz. Hacer juicios morales acerca de los efectos destructivos en su mundo de la conciencia basada en el ego está basado en falta de intuición en las dinámicas espirituales.

Más aún, esto debilita su propia fuerza, ya que el enojo y la frustración que ustedes sienten a veces al observar sus noticias o leer sus periódicos no puede ser transformado en algo constructivo. Esto solamente los agota y desciende su propio nivel
de vibración. Traten de ver las cosas desde una distancia, desde una posición de confianza. Traten de sentir intuitivamente las corrientes ocultas en la conciencia colectiva, las cosas que ustedes a duras penas leen o escuchan en los medios.

No tiene sentido intentar cambiar las almas que aún están atrapadas en la realidad de la conciencia basada en el ego. Ellos no quieren su ‘ayuda’, ya que todavía no están abiertos a las energías basadas en el corazón que ustedes – trabajadores de la luz- desean compartir con ellos. Aún cuando ellos parezcan necesitar su ayuda, mientras ellos no la quieran, ellos no la necesitan. Es tan simple como eso.

Los trabajadores de la luz son completamente aficionados a dar y ayudar, pero a menudo ellos pierden su poder de discernimiento en la parte de trabajador de la luz. Por favor,
usen su poder de discernimiento en esto, ya que el deseo de ayudar puede trágicamente llegar a ser la trampa para los trabajadores de la luz, la cual les impide completar
realmente el paso 3 de la transición.

Ahora terminaremos nuestra descripción de los trabajadores de la luz al final de su etapa del ego. Como hemos dicho, en aquel tiempo ustedes pertenecían al sistema estelar de
las Pléyades y ustedes, como otros imperios galácticos, interfirieron con la humanidad cuando tomó forma el ser humano moderno. Cuando ustedes comenzaron a jugar más y
más el papel de observadores, ustedes se cansaron de luchar.

El poder que ustedes habían tenido por aquel largo tiempo, dio como resultado un tipo de dominación que aniquiló las cualidades únicas e individuales de aquel que ustedes
dominaban. Por lo tanto, nada nuevo podía entrar a su realidad. Ustedes mataron todo lo que era el ‘otro’. Esta forma de proceder hizo que luego de un tiempo su realidad sea
estática y predecible. Cuando ustedes se volvieron conscientes del vacío dentro de la lucha por el poder, su conciencia se abrió a nuevas posibilidades. Surgió un anhelo por ‘algo más’. Ustedes habían completado el paso 1 de la transición a la conciencia basada en el corazón.

Las energías del ego, las cuales habían reinado libremente por eones de tiempo, se asentaron y permitieron un espacio para ‘algo más’. En sus corazones, despertó una nueva energía, como una delicada flor. Una sutil y tranquila voz comenzó a
hablarles de ‘hogar’, un lugar que ustedes alguna vez conocieron pero que habían perdido la huella a lo largo de su camino. Ustedes sintieron añoranza dentro de ustedes.

Exactamente igual que las almas terrestres, ustedes alguna vez han experimentado el estado oceánico de unidad, desde el cual cada alma nace. Ustedes gradualmente evolucionaron desde este océano como unidades individuales de conciencia. Como estas
‘pequeñas almas’, ustedes tuvieron un gran entusiasmo por explorar, mientras que al mismo tiempo acarrearon la dolorosa memoria interior de un paraíso que tuvieron que
dejar atrás.

Una vez dentro de la etapa del ego de la conciencia, más tarde, este dolor aún permanecía dentro de ustedes. Lo que ustedes esencialmente tratan de hacer es llenar este lugar vacío en su corazón con poder. Ustedes buscaron llenarse a ustedes mismos
jugando el juego de luchar y conquistar.

El ego es la energía que más se opone a la unidad. Al ejercer poder, se aíslan ‘del otro’. Al luchar por poder, se distancian más y más del hogar: la conciencia de unidad. El hecho de que el poder los lleva lejos del hogar, en lugar de traerlos más cerca, se les ocultó a ustedes por mucho tiempo, ya que el poder está fuertemente entrelazado con la ilusión.

El poder puede fácilmente ocultar esta verdadera cara a un alma inocente e inexperta. El poder crea la ilusión de abundancia, realización, reconocimiento e incluso amor. La etapa
del ego es una exploración sin restricciones del área del poder: de ganar, perder, luchar, dominar, manipular, de ser el ofensor y ser la víctima. En un nivel interno, el alma se desgarra durante esta etapa. La etapa del ego está relacionada con un ataque a la integridad del alma. Por integridad queremos decir la unidad natural y totalidad del alma.

Con la entrada a la conciencia basada en el ego, el alma entra en un estado de esquizofrenia. Ella pierde su inocencia. Por un lado, ella batalla y conquista, por otro lado, ella reconoce que está mal dañar o destruir a otros seres vivos. No está muy
equivocado de acuerdo a algunas leyes o juicios objetivos. Pero el alma subconscientemente se da cuenta de que está haciendo algo que se opone a su propia
naturaleza divina.

Está en la naturaleza de su propia esencia divinael crear y dar vida. Cuando el alma actúa desde un deseo de poder personal, en lo profundo surge un sentimiento de culpa. Otra vez, no hay juicio externo sobre el alma que afirma ser
culpable. El alma misma se da cuenta de que está perdiendo su inocencia y pureza.

Mientras ella persigue poder en el exterior, un sentimiento creciente de indignación la está comiendo por dentro.
La etapa de la conciencia basada en el ego es un estadio natural en el viaje del alma. En realidad, esta implica la completa exploración de uno de los aspectos del ser del alma: la
voluntad. Su voluntad constituye el puente entre el mundo interno y el mundo externo.

La voluntad es esa parte de ustedes que enfoca su energía del alma dentro del mundo material. La voluntad puede ser inspirada por el deseo de poder, o por el deseo de
unidad. Esto depende de la etapa de su conciencia interior. Cuando un alma alcanza el final de la etapa del ego, la voluntad comienza a ser más y más un fragmento extendido
del corazón. El ego o la voluntad personal no se destruye, pero fluye en conformidad con el deseo e inspiración del corazón. En este punto el ego acepta al corazón como su guía
espiritual. Se restablece la totalidad natural del alma.

Cuando ustedes, las almas trabajadoras de la luz de las Pléyades, alcanzaron el paso 2 de la transición de la conciencia basada en el ego a la conciencia basada en el corazón,
sintieron el sincero deseo de corregir lo que habían hecho mal en la tierra. Ustedes comprendieron que habían maltratado a los seres humanos vivientes sobre la tierra y
que ustedes habían dificultado la libre expresión y desarrollo de las almas terrestres.

Ustedes se dieron cuenta de que habían violado la VIDA misma, tratando de manipularla y controlarla de acuerdo a sus necesidades. Ustedes quisieron liberar al hombre de los
límites del miedo y la limitación, lo cual había traído mucha oscuridad a sus vidas y ustedes sintieron que podrían cumplir más con esto encarnado ustedes mismos en
cuerpos humanos. De este modo ustedes encarnaron en cuerpos humanos, cuya compilación genética fue parcialmente creada por ustedes mismos, para transformar sus
creaciones desde el interior. Las almas que fueron a la tierra con esta misión, se propusieron esparcir Luz dentro de sus propias creaciones (manipuladas).

Por esto ellos son llamados Trabajadores de la luz. Ustedes tomaron la decisión de hacer esto – y de llegar a estar enredados en series completas de vidas terrestres- por un nuevo sentido de responsabilidad y también por el sincero impulso de hacerse cargo de esta carga kármica sobre ustedes, así ustedes serían capaces de dejar ir el pasado completamente.



Trabajadores de la Luz II