lunes, 16 de septiembre de 2013

AKÁSHICO Verdad 22 Rapa Nui (Isla de Pascua)


Verdad 22 

Rapa Nui (Isla de Pascua) 
La Hermosa Rapa Nui (Isla de Pascua) está situada frente a las costas de Chile, país al cual pertenece actualmente. Este hermoso lugar es conocido como el “Ombligo del Mundo”, pues está justo a la mitad de la nada, casi 6 mil kilómetros de Chile y 6 mil kilómetros de la Polinesia, es la isla más alejada de cualquier continente. Rapa Nui, es el verdadero nombre de este sagrado lugar, es una pequeñísima extensión de tierra de 25 kilómetros aproximadamente con 4 volcanes inactivos. Esta sagrada isla, es una de las partes que hace miles de años formaron la Majestuosa Lemuria, esa civilización de la que hablé en la primera parte de este Librito (La Atlántida era la civilización masculina y Lemuria era la parte femenina), el otro extremo de la antigua Lemuria es lo que hoy llamamos Hawaii, son algunas de las partes que quedaron expuestas después del hundimiento. La verdadera razón por la cual llaman “el ombligo del mundo” a la isla Rapa Nui y por la cual nunca se hundió, es la siguiente: cuando somos bebés en gestación nos alimentamos del cuerpo de nuestra madre a través del ombligo y el cordón umbilical, es por ahí por donde nos mantenemos vivos antes de salir al mundo; esa es justo la razón por la que Rapa Nui es llamada así “el ombligo del mundo”, porque por esa extensión territorial que antes era parte de Lemuria llegaba todo el Alimento Espiritual y Sabiduría Cósmica que nutría a todo el Planeta y a sus habitantes desde tiempos inmemoriales. En el hermoso Ranu Kau, uno de los volcanes de Rapa Nui existe un Disco Solar de Oro que la Raza Halcón Cóndor implantó hace miles de años, era justo el cráter del Ranu Kau el Ombligo del Mundo, tiene la misma forma que el ombligo de cualquier persona. En la época de Lemuria todos los encarnados iban a ese lugar a llenarse de Alimento Espiritual y Sabiduría Cósmica, es uno de los vórtices más fuertes que tiene nuestra Hermosa Madre Tierra Gaia, era una gran fuente de Sabiduría y Energía Interminable; la mayor parte del conocimiento que se ha mantenido en muchísimas tablillas, papiros, esculturas, basamentos, pirámides y pinturas de civilizaciones antiguas, provienen de ahí y de otros vórtices igual de grandes del planeta.
La Isla está llena de unas hermosas esculturas llamadas Moais, están por todos lados y fueron esculpidas de la cantera de las cenizas volcánicas del Rano Raraku. La historia cuenta que fueron esculpidas hace 700 años por los conquistadores de la Polinesia y que son tumbas de personajes importantes de un estatus alto de aquella época; de hecho algunas de las esculturas traen una especie de “sombrero” que los habitantes de ahí les llaman moños, cuyo significado según ellos, es que esas personas con esos “moños” eran las mujeres que eran invitadas a festejos de la “realeza” de esa civilización.
Al preguntarle a los Hermosos Registros Akáshicos acerca de estas esculturas, ellos dijeron lo siguiente: en la época de Lemuria era normal saber que muchos hombres o mujeres encarnados ahí no eran espíritus terrestres, provenían de otros sistemas o galaxias para seguir su proceso espiritual y a ayudar en el proceso cósmico del planeta y sus habitantes. Entre los habitantes de Lemuria era normal hablar de esto, no como ahora que es muy raro si alguien dice que no es de este planeta, si dices eso, la mayoría se puede reír y decir que estás loco. Antes, a estos hermosos espíritus les llamaban “Hermanos de las Estrellas”, eran los encargados de transmitir la misma Sabiduría y Amor Cósmico tal cual como lo hacían en sus planetas o estrellas de origen. Era muy común ver a estos Hermanos de las Estrellas muy cerca de Naves provenientes de otros sistemas, ahora nosotros les llamamos OVNIS, antes era muy normal ver lo cerca que se ponían de estos hermosos seres, como si caminarán a unos metros de la cabeza.
Esos espíritus de Luz cuando cumplían su ciclo en Lemuria, dejaban sus cuerpos y seguían su evolución en otros sectores de la galaxia; a manera de agradecimiento por todo el Amor y Luz que trajeron en sus encarnaciones, se les hacía una escultura, un Moai que representaba su estancia y aportación cósmica en Lemuria. De hecho esos “sombreros” o “moños” que se les colocaban en la parte superior de la cabeza a los Moai, no eran moños, eran literalmente la representación de esas naves que se les veía muy cerca de ellos y que volaban a sólo unos metros por encima de sus cabezas e incluso cuando eran elevados y transportados al interior de las naves. Por lo tanto los Moais y los moños en la cabeza eran la representación de los Hermosos Hermanos de las Estrellas que decidieron encarnar en esa época y en esa área del planeta.
El libro más pequeño del mundo, con las verdades más grandes del Mundo, Un libro Akáshico canalizado y escrito por Gerardo Amaro, segunda parte.