martes, 17 de septiembre de 2013

LAS PRISAS


LAS PRISAS

Alguien preguntó: ¿Qué tiene de malo andar apurado?

Osho respondió:

Has sido atrapado por las palabras; de otra manera es muy simple. Y debería ser simple para ti, porque lo estoy diciendo de muchas, muchas formas.
Primero…la situación es cada vez más urgente por la simple razón de que no puedes confiar en el siguiente momento, esté o no en tus manos; así, cada minuto lo vivimos en urgencia. Si quieres hacer algo, hazlo aquí y ahora, ¿por qué posponerlo?

En seguida tú dices que de algún libro recuerdas esta frase “para que el peregrino alcance su destino, es esencial que se mueva en seguida” ciertamente si quieres llegar a ti mismo, no debes perder un minuto, pues siempre está la posibilidad de que la muerte interfiera. Pero te has metido en un problema, pues la frase, en verdad, viene de algún místico… “pero sin apuro”

Muévete inmediatamente porque es urgente, pero sin apuro, porque cuando te apuras, no estás completo, apurado estás siempre atrasado, olvidas lo esencial, apurado es cuando necesitas tiempo. Sólo por ir apurado requieres de tiempo- – y no hay tiempo.
Este momento es todo y ya y la situación es urgente.

Has nacido sin acuerdos, sin contratos, aún sin permisos, no está en tus manos. Morirás sin ninguna información ventajosa, sin fijar fecha ni hora. Una vez muerto no puedes quejarte, y antes de nacer no vas a ningu8na parte ¿A quién debería preguntarle la vida “quieres nacer o no”?
Así que lo que uno tiene en sus manos sólido y real es sólo este instante, sólo este momento en que se puede actuar inteligente o torpemente, en otras palabras, en el cual puedes ser una persona de meditación o un mediocre…

Pero lo establecido es realmente bonito. Ud. entra en un puzzle pensando que clase de locura es esta. Primero dice que es urgente y la urgencia crea el apuro, luego reniega del apuro, pero la cuestión es tan urgente que Ud. debe comenzar en seguida. Esto es un puzzle dentro de las palabras. Les contaré como uno puede entrar en un puzzle de bonitas palabras.

Dos hombres se encuentran en un bar y comienzan una conversación. Después de un rato, uno dice “¿Tú crees que tienes problema familiares? Escucha mi situación. Hace unos años conocí a una viuda joven con una hija grande y nos casamos. Poco después mi padre se casó con mi hijastra. Eso hizo que mi hijastra se convirtiera en mi madrastra y mi padre en mi hijastro, también mi esposa se convirtió en suegra de su suegro.
“Entonces la hija de mi esposa, mi madrastra, tuvo un hijo. Este chico es mi medio hermano, porque es el hijo de mi padre, pero al ser el hijo de la hija de mi esposa, es el nieto de mi esposa. Esto me hace el abuelo de mi medio hermano.
“Esto no fue nada hasta que mi esposa tuvo un hijo. Ahora la hermana de mi hijo, mi madrastra, es también su abuela. Así, mi padre es cuñado de mi hijo, cuya cuñada es la esposa de mi padre.
“Soy el hermano político de mi madrastra, mi esposa es la propia hija de la tía, mi hijo es el sobrino de mi padre y yo soy mi propio abuelo.
“¿Y tú piensas que tienes problemas familiares?”.

¡No te enredes con estas palabras!
El asunto es claro; la situación es urgente porque no tienes garantía para el instante siguiente. Tienes que empezar ahora mismo pues no puedes posponerlo más – -el futuro no es seguro- -y no puedes vivir apurado porque el apuro toma tiempo. Silencioso, pacíficamente, sin premura, sin tensión, sin angustia, corre hacia ti mismo al instante. Es urgente. A menos que la meditación la tomes tomo algo de urgencia para ti, nunca lo harás; podrás morir antes . pon la meditación en el primer lugar de tu lista, como lo más importante, urgente, número uno.

Pero la meditación en tu vida ocupa sólo uno de los últimos lugares en tu lista de prioridades –y tu lista de prioridades se va haciendo cada vez más larga. Antes de terminar la lista, tu estarás terminado, así que el tiempo para la meditación nunca llega.
Así que digo, quien lo haya hecho, resulta tremendamente significante.
No traten de entender la frase; la he cortado en trocitos para Uds., así que no se confundan.

No hay tiempo para estar apurado, no lo hay para la preocupación; en un solo instante ¿qué se puede hacer? Sólo una cosa: establecer contacto contigo mismo. Esta será la gran transformación de tu ser. Y ciertamente es lo más urgente –lo que tratamos de posponer lo más posible.

DUENDES AVALON