lunes, 16 de septiembre de 2013

SANACIÓN POR LA IMPOSICIÓN DE MANOS



SANACIÓN POR LA IMPOSICIÓN DE MANOS

La enfermedad es una imperfección energética que puede ser: TRANSMITIDA, PROVOCADA Y ADQUIRIDA. 

TRANSMITIDA: Es la enfermedad hereditaria. Son genes mal formados que se legan de generación en generación. Puede dejar de transmitirse si el ser que los heredó comprende su enfermedad y la trata con conocimiento de causa. Él puede invertir la herencia y curarse del mal: necesitará del entendimiento, conocimiento y de la ayuda cósmica, y sobre todo de muchas vidas para realizarlo. Deberá hacerlo con conciencia profunda para poder modificar los elementos enfermos.

PROVOCADA: Es la enfermedad de causa y efecto conocida como karma. Significa que el ser, a través de sus vidas y existencias, distorsionó sus pensamientos de tal forma que llegó a enfermar la energía-materia. Consecuentemente, nacerá con alguna deficiencia referente a la zona y centro energético que lo afectó con la distorsión. Él será el causante de la enfermedad. Al igual que la enfermedad transmitida, si él entiende a través del conocimiento y entendimiento el proceso de la causa y efecto, podrá invertir la distorsión por la perfección. Necesitará también otras vidas y existencias para poder realizarlo.

ADQUIRIDA: Es la enfermedad de la imperfección de los mundos primarios. Al pertenecer a mundos primarios, el ser no está libre de adquirir enfermedades. A pesar de ser una energía elevada, consciente y despierta al conocimiento y entendimiento universal, estará expuesto a ciertas enfermedades que fluctúan en el ambiente y que desgraciadamente él respira e ingiere. A pesar de protegerse con el campo gravitacional que construyó para su defensa y protección, no está libre del ataque de la enfermedad. El cuerpo energía-materia es muy débil aún; no está bien protegido ante las bacterias y virus. Por lo tanto, por más que el ser sea elevado y luchador, siempre puede estar expuesto a alguna enfermedad.

De esta forma al conocer las enfermedades, el sanador puede aplicar las curaciones, siempre y cuando sea un “Verdadero Sanador”. Significa: que el “Don de la Curación” lo haya adquirido y recibido por el universo a través del “Merecimiento”. Significa, que en el transcurso de sus vidas, el ser vivió de forma elevada, haciendo de sus Actos, Acciones y Pensamientos Positivos, su forma de existencia. El Don de la Sanación no puede realizarlo cualquier persona, este trabajo siempre debe estar apoyado por un equipo de médicos astrales, los cuales son los que realmente sanarán, ya que el sanador es simplemente un catalizador o un transformador energético, por el cual, la energía sanadora del universo pasará para llegar a la verdadera curación.

Para una enfermedad TRANSMITIDA: la cura de imposición de manos NO funciona. La energía curadora del universo solo podrá aliviar la enfermedad, pero no podrá curarla. Es un trabajo totalmente individual. El ser deberá curarse por esfuerzo propio y trabajo, con la ayuda del conocimiento del planeta y del cosmos. El catalizador podrá realizar la curación a través de la energía-palabra. Conversará y enseñará al paciente la manera de librarse del mal, ayudándolo con el conocimiento del porqué de su enfermedad, encontrando las causas que la formaron y estudiando la herencia familiar genética. La ayuda del catalizador se realizará en el ámbito psíquico.

Para una enfermedad PROVOCADA: la curación de imposición de manos SI funciona. El catalizador, apoyado por los médicos astrales, impondrá las manos en la zona afectada, haciendo que la energía curadora del universo pase a través de sus manos, catalizará la distorsión encajando los cristales y levantando la vibración, haciendo que los colores de esa parte brillen de acuerdo a sus características. Simultáneamente el catalizador trabajará con la energía-palabra, para que ese ser entienda que el causante de la enfermedad es él mismo, y que si continúa así, provocará la misma distorsión o podrá empeorarla en el transcurso de sus vidas y existencias.

Para una enfermedad ADQUIRIDA: la cura de imposición de manos SI funciona. El catalizador impondrá sus manos en la cabeza del ser, dejando fluir la energía universal a través de él, porque el cerebro del paciente deberá ser alimentado por energía adicional que los médicos astrales le transmitirán para ayudarlo a reforzar el campo gravitacional de su cuerpo astral y etéreo. De esta forma, el ser refuerza sus defensas, fortalece su energía y vence la enfermedad. El catalizador también ayudará levantando la frecuencia energética a través del conocimiento que impartirá al ser, fortaleciéndolo y alimentándolo con pensamientos positivos a través de la energía-palabra, ayudando al paciente a no dejar entrar energías negativas que puedan perjudicarlo.

Si el catalizador no es un “Auténtico sanador” y no está asistido por los “Médicos Astrales de la Realidad Antimateria” y no tiene el conocimiento verdadero para la sanación, equivocará la forma de realizarla; con ello puede complicarse a sí mismo pudiéndose contagiar o atizará el progreso de la enfermedad, puesto que al no saber curarla, esta avanzará irremediablemente…



Texto: EL SER UNO