miércoles, 21 de agosto de 2013

LIBRO AKÁSHICO

Un nuevo capítulo del libro El libro más pequeño del mundo, con las verdades más grandes del Mundo, Un libro Akáshico canalizado y escrito por Gerardo Amaro, segunda parte. 


Verdad 19 
¿Qué son los Registros Akáshicos? 

CONTINUA 



Trataré de ser claro en explicar qué son los Registros Akáshicos. Este es el ejemplo y explicación que siempre uso cuando una persona a quien le canalizo sus Registros me lo pregunta. Actualmente todos usamos computadoras, cuando tenemos muchos archivos en ella, llega el momento en el que se satura y no tiene más memoria o se acaba el espacio en el disco duro, a partir de ese momento debes utilizar un disco duro externo para almacenar la información y abrir los archivos cada vez que se necesite. Los Registros Akáshicos son algo parecido, son tu disco duro externo en donde guardas toda tu información desde el momento en el que fuiste creada(o) y empiezas tu recorrido cósmico, sólo que ese disco no está en esta dimensión, no está en la tercera dimensión, está en una más alta, en el Akasha. Desde el momento en el que naces y te “separas” de Dios para comenzar tu recorrido, (pongo entre comillas “separar”, no porque nos separemos de Dios, siempre estamos juntos, pues somos el mismo, simplemente para indicar el momento en el que emprendemos nuestra Historia Cósmica ya como seres individuales), a partir de ese momento cada ser empieza a escribir sus propios Registros Akáshicos. Todas tus vidas pasadas en este o en otros planetas, en otros sistemas solares o galaxias, absolutamente todo tu pasado está guardado ahí, tu presente y tu futuro también están en tus Registros Akáshicos. Al decir que tu presente está también guardado, significa que todo lo que te sucede en esta vida ya sea bueno o malo tiene un porqué, esos porqués, esas razones o motivos están ahí registradas. Cuando me refiero a que también tu futuro está en tus Registros Akáshicos significa lo siguiente: tú antes de encarnar en esta vida diseñaste tu plan de evolución espiritual para esta encarnación, tú sola(o) te pusiste tus metas, tú sola(o) decidiste encarnar con la familia en la que naciste, con esos padres, tú sola(o) decidiste trabajar en lo que trabajas, dedicarte a lo que haces, vivir donde vives; todos los aspectos de tu vida los planeaste tú, nadie más que tú; lo cual no significa que todo esté escrito o que no se pueda cambiar o mejorar, hay una máxima universal hermosa que dice “El futuro y las profecías están hechos para romperse”. Un ejemplo: si tú en el plan que diseñaste para ti misma(o) antes de encarnar, decidiste que tenías que estrellarte en un tren, no significa que forzosamente tengas que estrellarte, para eso estás aquí, para mejorar todo, incluso lo que tú sola(o) auto planeaste. Puedes evitar que te estrelles en un tren elevando tu nivel vibracional en Amor y Luz, no tienes por qué esperar a estrellarte si puedes mejorar absolutamente todo. Estás aquí para mejorar el camino de tu desarrollo espiritual, aunque esté ya planeado, puedes mejorarlo absolutamente todo si tú así lo decides. Para dejarlo todavía más claro, Los Registros Akáshicos son tu Biblioteca Cósmica Universal Personal, es como tu Curriculum Vitae Cósmico. Los Registros Akáshicos son tuyos y de nadie más. Todo en el Universo tiene Registros Akáshicos, tú, los perritos, los gatitos, todos los animalitos, tu casa, árboles, plantas, edificios, ciudades,
países, sistemas solares, galaxias, todo, todo, todo en el Universo tiene Registros Akáshicos y todos están en el mismo lugar, en el Akasha. Hace miles de años todos los humanos podíamos abrir, leer y canalizar Registros Akáshicos, los usábamos como una herramienta hermosa para nuestra evolución espiritual, pero cometimos el grave error de mal utilizarlos, cometimos el error de usarlos para cosas negativas y a partir de ese momento se nos prohibió volver a utilizarlos, pues la frecuencia vibracional en la que estábamos era muy baja y obscura, por lo tanto, los Grandes Seres de Luz y Amor del Consejo Cósmico Universal le prohibieron a la humanidad utilizarlos hasta que retomáramos la suficiente conciencia para volver a usarlos. Pasaron miles de años y la humanidad creció espiritualmente y es cuando el Consejo Cósmico Universal le permite nuevamente usar esta Hermosa Herramienta Akáshica. En el año de 1968 se le dicta a un español la Oración Sagrada, la “Llave” para Abrir los Registros Akáshicos, le fue dictada curiosamente en Teotihuacán en el Estado de México, México, el lugar en donde la serpiente caerá para nunca más volver, de esto hablaré más adelante.