jueves, 5 de septiembre de 2013

LA MAGIA DE TUS ACTOS


Por regla general, tenemos tanto miedo al dolor que cuando la puerta de una experiencia que nos hace sufrir la cerramos definitivamente, estamos deseando abrir otra que nos traiga felicidad porque necesitamos compensar emociones

No debemos tener prisa por abrir nuevas puertas, a veces es necesario quedarse en el pasillo, conviviendo con esos sentimientos, poniendo nombre a esas emociones que aunque sean duras, encierran un gran crecimiento

Cuando entiendes que el dolor forma parte del ser humano y no luchas por eliminarlo, te das cuenta del gran maestro que es, te haces consciente de que a veces es necesario porque te avisa de las conductas que debes transformar para que así tus resultados la próxima vez sean los deseados

No pasa nada por necesitar soledad, por evadirte unos días de tu realidad externa, por analizar tu experiencia, por llorar. Ahí es cuando sabes que estás en tu Cima Personal, cuando a pesar de todo, cuando ocurriéndote las mismas cosas que a todo ser humano, sabes gestionar tus emociones, no las alimentas, tan solo las entiendes, las aceptas y lo más importante de todo, las usas como trampolín para ser mejorar persona y así poder ayudar a otros que puedan pasar por similares situaciones

No solo es valiente el que es capaz de nadar entre tiburones ni el que realiza deportes de riesgo, también lo es quien a pesar de saber que una acción le puede resultar dolorosa, da el paso y camina por ese dolor porque confía plenamente en que al final del camino estará la recompensa. Es valiente quien no se conforma con un placer a corto plazo, con una felicidad con fecha de caducidad y va en busca de lo que es mejor para él, solo para él. Es valiente quien aprende a amarse a sí mismo sobre todas las cosas para poder después dar y recibir amor

Es valiente quien cierra una puerta pese a desear pasar toda una vida en ella, pero a veces los deseos no son compartidos

Así que desde aquí te animo a que seas valiente, aunque pienses que el paso que vas a dar es mínimo a ojos de los demás, el mensaje que le estás enviando a tu inconsciente y a tu corazón es inmenso, por eso no tardarás en ver la magia de tus actos