jueves, 12 de septiembre de 2013

LA MATRIZ DIVINA ES NUESTRO MUNDO

LA MATRIZ DIVINA ES NUESTRO MUNDO

*La Matriz Divina es nuestro mundo.

*También es todo lo que hay en nuestro mundo.

*Somos nosotros y todo lo que amamos, odiamos, creamos y experimentamos.

* Al vivir en la Matriz Divina , somos como artistas que expresamos nuestras más recónditas pasiones, miedos, sueños y deseos a través de la esencia de un misterioso lienzo cuántico.

* Pero nosotros somos tanto ese lienzo como las imágenes plasmadas sobre él. Somos a la vez las pinturas y las brochas.

En la Matriz Divina somos el recipiente en cuyo interior existen todas las cosas, el puente entre las creaciones de nuestros mundos interior y exterior y el espejo que nos muestra lo que hemos creado.

En la Matriz Divina somos a la vez la semilla del milagro y el propio milagro.

Las bases químicas de nuestro ADN

De la misma manera que todo lo vivo se configura a partir de las cuatro bases químicas que generan nuestro ADN, el universo parece estar constituido en base a cuatro características de la Matriz Divina, que hacen que las cosas funcionen como lo hacen.

La clave para penetrar en el poder de la Matriz reside en nuestra habilidad para admitir los cuatro descubrimientos que son los hitos que enlazan nuestras vidas de una manera sin precedentes:

Descubrimiento 1: Hay un campo de energía que conecta todo lo que hay en la creación.

Descubrimiento 2: Dicho campo juega los papeles de recipiente, puente y espejo de las creencias que albergamos.

Descubrimiento 3: El campo está en todas partes (no está localizado) y es holográfico. Todas sus partes están conectadas con las demás. Y cada parte refleja al todo a una escala inferior.

Descubrimiento 4: Nos comunicamos con el campo a través del lenguaje de la emoción.

De nuestra habilidad depende reconocer y aplicar esas realidades que lo determinan todo, desde nuestra sanación hasta el éxito de nuestras relaciones y carreras.

Gregg Braden nos entrega 20 “llaves” muy útiles para interiorizar en nuestro subconsciente y así mejorar nuestro proceso creativo.

Llave 1: La Matriz Divina es el contenedor que guarda el universo, el puente entre todas las cosas, y el espejo que nos muestra lo que hemos creado

Llave 2: Todo en nuestro mundo está conectado con todo lo demás

Llave 3: Para aprovechar la fuerza del mismo universo, debemos vernos a nosotros mismos como parte de él, en lugar de separados de él

Llave 4: Una vez que algo se ha juntado, estará siempre conectado, sin importar si continúa conectado físicamente o no

Llave 5: El acto de enfocar nuestra consiencia es un acto de creación. La consciencia crea!

Llave 6: Nosotros tenemos todo el poder que necesitamos para crear todos los cambios que nosotros elijamos!

Llave 7: El foco de nuestra atención se convierte en la realidad de nuestro mundo

Llave 8: Decir que simplemente nosotros elegimos una nueva realidad no es suficiente

Llave 9: Los sentimientos son el lenguaje que “entiende” la Matriz Divina. Siente como si tu objetivo ya se hubiera cumplido, y tus rezos ya hubiesen sido contestados

Llave 10: No alcanza simplemente con cualquier sentimiento. Aquellos sentimientos que crean deben ser sin ego ni juicio

Llave 11: En nuestra vida debemos convertirnos en aquello que elegimos experimentar como nuestro mundo.

Llave 12: No estamos limitados por las leyes de la física como las conocemos hoy.

Llave 13: En un “algo” holográfico, cada pieza de ese algo es un reflejo del algo completo.

Llave 14: El holograma de consciencia universalmente conectado permite que en el instante en que creamos nuestros buenos deseos y rezos, ya han sido recibidos en su destino.

Llave 15: A través del holograma de consciencia, un pequeño cambio en nuestras vidas es reflejado en todos los rincones del mundo.

Llave 16: El número mínimo de personas requeridas para “encender” un cambio en la consciencia es MUCHO menos del 1% de la población.

Llave 17: La Matriz Divina sirve como un espejo en nuestro mundo de las relaciones que nosotros creamos con nuestras creencias

Llave 18: La raíz de nuestras experiencias “negativas” se puede resumir en uno de los tres miedos universales (o combinación de los mismos): abandono, baja autoestima, o falta de fe-confianza..

Llave19: Nuestras creencias verdaderas son reflejadas en nuestras relaciones más íntimas.

Llave 20: Debemos convertir nuestras vidas en aquello que queremos experimentar en nuestro mundo.

RESUMEN

*De manera casi universal, compartimos la sensación de que hay más de lo que nuestros ojos alcanzan.

* En algún lugar profundamente escondido entre las brumas de nuestra memoria más antigua, sabemos que tenemos en nuestro interior poderes mágicos y milagrosos, de cuyos recuerdos estamos rodeados por todas partes.

* La ciencia moderna ha demostrado más allá de cualquier duda razonable que la “cosa” cuántica de la que estamos hechos se comporta de maneras aparentemente milagrosas.

*Si las partículas de las que estamos hechos pueden establecer entre sí una comunicación instantánea, estar en dos sitios a la vez, sanar espontáneamente e incluso cambiar el pasado mediante elecciones hechas en el presente, entonces nosotros también podemos hacer lo mismo.

* La única diferencia entre esas partículas aisladas y nosotros es que nosotros estamos hechos de muchísimas partículas que se mantienen unidas por el poder de la propia conciencia.

*Si somos capaces de recordar que somos tanto el arte como el artista, tal vez podamos recordar también que somos tanto la semilla del milagro como el propio milagro. Si podemos dar ese pequeño giro, ya estaremos sanados en la Matriz Divina..