lunes, 21 de octubre de 2013

La Rueda Medicinal o Círculo Sagrado



La Rueda de la Medicina


La Rueda Medicinal o Círculo Sagrado es el símbolo de todos los ciclos de la vida, los cuales han dado a las Gentes de la América Nativa un plano evolutivo durante siglos. Cada ciclo de vida es honrado de manera sagrada, aportando el verdadero valor de la visión de cada paso en nuestro camino y un nuevo entendimiento de nuestros patrones de crecimiento.

Así como todas las personas y sus talentos son honrados como tesoros vivientes de la Tribu, igual trato se le otorga a las lecciones-de-vida que se aprenden. Cuando los Miembros de la Tribu comparten la sabiduría adquirida a través de experiencias actuales, la Nación entera se beneficia de las historias contadas entre los diferentes Clanes. El entendimiento de la experiencia única de cada persona es la forma en que los demás miembros pueden acceder a varias enseñanzas de la misma lección.

La Rueda Medicinal es el círculo de lecciones que cada persona debe atravesar para completar su viaje en el Buen Camino Rojo de la vida física. La vida física empieza con el nacimiento, lo que corresponde al Sur en el Círculo Sagrado. Cada uno de nosotros viajará en el círculo siguiendo ese camino Sur-Norte hasta alcanzar el lugar de los Ancianos, situado en el Norte.

Nuestro espíritu está hecho de Viento, que es uno de los Cuatro Clanes Jefes de este mundo. Nuestro espíritu puede viajar alrededor de la Rueda Medicinal apremiándonos para que aprendamos ciertas lecciones.

El Este es el lugar de la Puerta Dorada, el punto de entrada a todos los demás niveles de conciencia y conocimiento. Los Espíritus de los Ancestros que han terminado su Camino Terrestre, salen por el Norte de la Rueda siguiendo su camino hasta llegar al Este. Esto les permite pasar por la Puerta Dorada y entrar al Camino Azul del Espíritu, el cual cruza la Rueda de Este a Oeste. Asimismo regresamos a nuevas vidas físicas desde el Camino Azul. De nuevo volvemos a pasar por la Puerta Dorada en el Este como espíritus y viajamos en la Rueda Medicinal hasta el Sur donde nuestros espíritus vuelven a encarnar en cuerpos físicos.

Los poderes (talentos y lecciones) de las Cuatro Direcciones pueden ser respuestas inmediatas cuando son enviadas por los Espíritus del Viento. Los maestros Tradicionales de la América Nativa siempre enseñan a los niños de la Tribu a sentir el Viento para que puedan saber qué hacer si están perdidos o tienen miedo. Si el Viento sopla desde el Oeste, deberán sentarse y mirar dentro de sus corazones en busca de valor y de una respuesta. Si el Viento sopla desde el Sur, deberán ser humildes y no pretender saber todas las respuestas, tal vez escuchar a otro niño que conozca el camino de regreso a casa. Si el Viento sopla desde el Norte, los niños saben de inmediato que los Ancianos con toda su sabiduría, sabrán donde buscarlos. El Viento proveniente del Este, les animaría a utilizar su sentido común y sus ideas lógicas para encontrar una solución a su problema.

La Rueda Medicinal es un plano para todas las situaciones y puede ser utilizado de formas muy variadas. Para construir una Rueda Medicinal para Ceremonia Sagrada, se necesitan doce Seres-Piedras. La primera se coloca en el Sur que es el principio de la Vida. La segunda y tercera Piedra son colocadas en el Oeste y en el Norte respectivamente. No se coloca ninguna Piedra en el Este, dejando así la puerta abierta. Siguiendo el círculo, la cuarta y quinta Piedra son colocadas en el lugar de las 4 y las 5 del reloj respectivamente. El Sur corresponde a las 6 y es ahí donde se coloca la sexta Piedra. Así se van colocando las Piedras hasta llegar de nuevo al Este.

Antes de colocar el Ser-Piedra del Este para cerrar el círculo, se bendice la Rueda Medicinal y se pide a los Espíritus de los Cuatro Vientos que entren al círculo por la puerta del Este. Entonces se pide a los Espíritus de las otras tres direcciones sagradas - Arriba, Abajo y Adentro- que equilibren el Círculo Sagrado. Cuando las energías de estas direcciones han entrado en el círculo, la Rueda Medicinal es consagrada para honrar el Espacio Ceremonial Sagrado. Se da las gracias a los Seres-Piedras por su Custodia y por sostener la energía del círculo. Entonces se coloca la Piedra del Este cerrando la Puerta Dorada.

El Círculo de Piedra de la Rueda Medicinal es un símbolo del Espacio Ceremonial Sagrado, que ha sido honrado por nuestras gentes durante siglos, como un lugar donde experimentar la belleza de los ciclos de la vida física. Estos ciclos de sembrar, gestar, nacer, crecer, cambiar, morir y renacer son las lecciones del Círculo Sagrado.

Al buscar las respuestas del Vacío donde reside el futuro, la vida se vuelve extraordinaria, emocionante y repleta de belleza. La conciencia mundana de la vida diaria desaparece cuando nos paramos para sentir la aventura ofrecida por los mensajes constantes que los Cuatro Vientos del Cambio nos traen. Allá donde miremos, nos llama la vida. Cada momento está repleto de las formas-de-vida que buscan alinearse con nosotros, los Seres-Humanos. Somos las únicas criaturas que han perdido su sentido de pertenecer a la Creación entera del Gran Misterio. Al entender las lecciones del Círculo Sagrado, aprendemos a tocar la vida de manera más tierna y profunda. El entendimiento proviene de una forma de vivir, ser y pensar.

Para vivir el camino de la Rueda Medicinal, se nos pide que apreciemos los regalos de crecimiento que cada dirección ofrece. Solo con notar lo obvio a nuestro alrededor y preguntar a nuestros sentimientos y conocimiento internos, lo que esos sentimientos significan, hemos comenzado la búsqueda. Asociaciones con las Cuatro Direcciones son establecidas utilizando la conexión con los Animales Totémicos de estas direcciones. Conectando con las lecciones del Águila, del Coyote, del Oso y del Búfalo, podemos llegar a entender las enseñanzas que ofrecen. Al pedir las respuestas que nos puedan traer y darles permiso para que nos visiten durante los sueños, llegaremos al conocimiento interno.

En muchos escritos de la Tradición Nativa Americana se menciona el volver a completar el Círculo Sagrado. Esto puede llevar a cuestionamientos sobre cómo se quebró el Círculo. En realidad el Círculo nunca fue quebrado. La esperanza de todas las Naciones ha mantenido la Llama Eterna viva en sus corazones desde el principio de los tiempos. El Círculo Sagrado está fortaleciéndose porque aquellos que fueron de la Raza Roja en otras vidas, están ahora recordando sus raíces y se están reuniendo desde diferentes caminos para preservar a la Madre Tierra y reconectar con los espíritus de la naturaleza. Cuando nosotros como Hijos de la Tierra, perdemos nuestro sentido de donde estamos en la Rueda Medicinal de la vida, perdemos la visión del círculo unificado y el cómo vivir nuestra vida de manera sagrada.

Nuestras Naciones Nativas están reuniendo las Enseñanzas y preparando el camino del Quinto Mundo de Paz al regresar a la ceremonia, el ritual y utilizando la sabiduría de los Ancestros para sanar las heridas antiguas y la amargura. El Espíritu de las Personas está regresando y el Arco Iris de Paz en Movimiento está sanando nuestros corazones.

Extraído de "Las Cartas del Camino Sagrado - El Descubrimiento del Ser a través de las Enseñanzas Nativas" de Jamie Sams.