sábado, 12 de octubre de 2013

SER LIBRE


SER LIBRE

Si te ofendes rápidamente, entonces estarás bajo el control de aquellos que encuentras ofensivos. Si te enojas fácilmente, entonces tus acciones serán dictadas por aquellos que te hacen enojar. 
Si estas obsesionado por lo que piensan los demás, entonces serás prisionero de sus pensamientos.

Si anhelas las respuestas fáciles y las soluciones rápidas, caerás presa de la gente que no ofrece nada sino promesas. 
Si encuentras que la verdad es difícil de soportar, serás esclavizado por aquellos que te dirán lo que quieres escuchar.

Cuando tienes el valor de pensar por ti mismo, la fuerza de aceptar lo que es, el compromiso y la disciplina para hacer una diferencia, entonces eres libre. Eres realmente libre para vivir con propósito, gozo y satisfacción.

No dejes que tu vida sea definida por tus reacciones a lo que los otros dicen, hacen o piensan, sino por tu propia y única visión. 
Eleva tu mirada por encima de la mezquindad y sigue el camino a la grandeza que existe dentro de ti.

- Mariló López garrido -


SER LIBRE  VÍDEO http://www.youtube.com/watch?v=4_8Oy0xlkrU


La libertad es auto aceptación, es permitirte ser, es soltar la necesidad desesperada de recibir aprobación externa, lo que nos lleva a limitarnos y controlarnos, adoptando reglas sociales incómodas para poder encajar. 
La aprobación externa jamás será suficiente mientras continuemos necesitándola, y esto es así por una verdad muy simple: no nos aprobamos a nosotros mismos. Por eso es que intentamos obtenerlo de otros.

¿Cómo vas a poder llenar un vacío interno con reconocimiento externo? ¿Cómo va a poder la apreciación que recibas de otras personas compensar tu propia auto crítica? Sustituir el amor a ti mismo con la aprobación externa es como subir el volumen del televisor para no escuchar el llanto de un bebé - una distracción que en nada ayuda en esta situación.

El darse cuenta de esto es hacer un giro fundamental en la percepción: un giro desde la victimización hacia el hacerte responsable. Esta es la verdadera responsabilidad: hacerse cargo de lo único sobre lo cual puedo tener control: la elección que yo hago en este momento. 

¿En qué te estás enfocando ahora? Te puedes enfocar en lo que otra persona está pensando de ti o te puedes enfocar en abrazarte a ti misma. Te puedes enfocar en lo que estás percibiendo como erróneo y que te falta, o te puedes enfocar en la apreciación. Ahí yace realmente nuestro poder como seres humanos, y en realidad el único poder que siempre tendremos: el poder de elegir. Cuando te das cuenta de esto, vas a ver lo importante que es lo que eliges en cada momento, ya que aquello en lo que eliges enfocarte es lo que crecerá. 

La verdadera libertad es el ser libre de la victimización. Es tomar responsabilidad por quien uno es, y abrazar quien eres confiando en tu voz interior. Cuando encuentras la libertad verdadera, ya nadie te la puede quitar.

- David Cisneros A -