viernes, 25 de octubre de 2013

“Cuidado con tus palabras”


“Cuidado con tus palabras”

Te propongo que pongas atención a todo lo que tú decretas en un solo día. Vamos a recordártelo. “Los negocios están malísimos”. “Las cosas andan muy malas”. “La juventud está perdida”. “El tráfico está imposible”. “El servicio está insoportable”. “No se consigue servicio”. “No dejes eso rodando porque te lo van a robar”. “Los ladrones están asaltando en todas las esquinas”. “Tengo miedo de salir”. “Mira que te vas a caer”. “Cuidado que te matas”. “Te va a pisar un carro”. “¡Vas a romper eso!”. “Tengo muy mala suerte”. “No puedo comer eso, me hace daño”. “Mi mala memoria …”, “mi alergia…”, “mi dolor de cabeza…”, “mi reumatismo…”, “mi mala digestión…” .

No te sorprendas ni te quejes si al expresarlo lo ves ocurrir. Lo has decretado. Has dado una orden que tiene que ser cumplida. Ahora recuerda y no olvides jamás, cada palabra que pronuncias es un decreto. Positivo o negativo Si es positivo sete manifiesta en bien. Si es negativo se te manifiesta en mal, si es contra el prójimo es lo mismo que si lo estuviera decretando contra ti. SE TE DEVUELVE. Si es bondadoso y comprensivo hacia el prójimo, recibirás bondad y comprensión de los demás hacia ti. Y cuando te suceda algo molesto, negativo, desagradable, no digas “¡Pero si yo no estaba pensando ni temiendo que me fuera a suceder esto!”. Ten la sinceridad y la humildad de tratar de recordar en cuáles términos te expresaste de algún prójimo. En qué momento salió de tu corazón un concepto viejísimo, arraigado allí, que tal vez no es sino una costumbre social como la generalidad de esas citadas más arriba y que tú realmente no tienes deseos de seguir usando.

Conny Mendéz




Recomendamos la lectura de este texto. Sobretodo a todas las personas con problemas económicos, emocionales o de cualquier índole, está en tí la solución.

★ Cuando dices “No tengo dinero”, diluyes el que está en camino ★

Vamos a hablarles acerca de la energía de la ‘conciencia de pobreza’. Cuando le dicen a otro “no tengo suficiente dinero”, ya sea un hecho o ficción, reducen y diluyen completamente su conciencia del dinero. Ahora bien, ya sea que lo estén inventando como una excusa o sea verdad, eso afecta a la siguiente cantidad de dinero que les estaba llegando. Ese dinero se detiene sin importar en qué forma estaba. Da la vuelta y se va en la dirección contraria porque verbalmente le indicaron que no es bienvenido

Con cada palabra limitante que pronuncian, envían la frecuencia del dinero volando al cosmos. Todas las energías y todas las partículas creen cada una de sus palabras. Su mundo cuántico los ve como Dios. Las moléculas de todas las cosas los ven como Dios. Ellas ven la verdad divina de ustedes. Como una unidad de Dios, ellas creen en sus palabras, sus pronunciamientos y sus refunfuños. Ustedes son el comandante y jefe de toda vida.

Si quieren una brisa, no la alejen con las palabras: “No hay viento.” “Hace tanto calor.” “Está tan bochornoso.” ¿Por qué no invitar al viento? Con sus decretos mismos solamente lo están alejando. Analicen sus palabras acerca del amor. “No está llegando nadie a mi vida.” “Nadie me ama.” “Nadie me amó jamás.” “Nadie me amará jamás.” ¿Por qué entraría el amor en ese foso de desesperación? ¿Por qué entraría algo en semejante parque tóxico de desesperanza? Cada cosa viviente los ve como Dios. No podemos enfatizar eso lo suficiente. Responde por ustedes para ustedes a ustedes. ¡¡¡TODO!!! Si envían una carta por correo y tienen miedo de que no llegue a destino, entonces eso es exactamente lo que va a suceder. Va a aterrizar en el cementerio de elefantes.

Comprendan el efecto que tienen ustedes sobre todas las cosas, no sólo sobre ustedes mismos. Cuando no se aman a sí mismos, envían ese chirrido a través de todo lo que existe, tal como lo hizo ese pequeño glóbulo rojo. Al renovar sus votos de pobreza, lo hacen para toda la humanidad. Entiendan que están efectuando y afectando todo. Son una gota en un océano de vida. Una sola gota cambia el resultado químico, el equilibrio químico.

Cada día, cuando dejan caer en la vida su pensamiento negativo, sus excrementos más densos, por así llamarlos, la contaminan no sólo para ustedes, la contaminan para todos los que aman y para todos los que desean amar. Sean responsables. Piensen responsablemente. Creen responsable y amorosamente. Así es como nacieron. No fueron arrojados juntos al azar. Se invirtió mucho pensamiento, mucho amor, y mucho tiempo en cada uno de ustedes. ¡CADA UNO DE USTEDES!



Gillian MacBeth-Louthan